Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 12 Septiembre, 2012


La pregunta es cajonera.
¿Por qué no jugamos en el Estadio Nacional como ayer en el Azteca?
¿Por qué Jorge Luis Pinto planificó el partido en México, como debió hacerlo en San José?
Solo nuestro cuerpo técnico tiene la respuesta.
Costa Rica jugó muy buen partido en México; es más, jugó mejor que México y con su desenvolvimiento en el césped del Estadio Azteca calló muchas bocas, sobre todo de la prensa mexicana que hizo mofa de la debilidad de nuestro representativo y exigía la goleada ante tan miserable rival, futbolísticamente hablando.
¿Y de qué vale jugar bonito si se perdió?
Vale muchísimo jugar bonito, aunque se perdió.
Las dos derrotas frente a México estaban en el guion de la cuadrangular; que Costa Rica le sacara un punto a los mexicanos era romper el libreto. Como costarricenses, añorábamos ese “puntito” que finalmente no llegó, pero después de la debacle en el Estadio Nacional, después de aquel partido del pasado viernes, horror de horrores, la muy buena presentación de anoche, levanta los ánimos, despierta el espíritu; reivindica el trabajo de nuestro director técnico y lo más relevante, nos abre de par en par la posibilidad de cosechar los seis puntos que restan disputar en la primera parte de la eliminatoria.
Si la Selección Nacional logra repetir en el Cuscatlán ante El Salvador y en el Nacional frente a Guyana, una forma de jugar al fútbol como la de anoche, estaremos en la hexagonal sin problemas, porque lo de ayer en México, no era solo asunto de jugar bien, como se hizo.
Es que el entorno, los previos, el ambiente, los ánimos internos; la capacidad del rival, las humillaciones de los colegas mexicanos; el poder del Coloso de Santa Ursula, presagiaban goleada y catástrofe y nada de lo previsto pasó: lo único previsto que pasó, de todo lo anunciado, fue que perdimos, pero de cara a los dos últimos partidos, esto de anoche deja buenos dividendos.
Me importa un carajo la derrota.
Estaba presupuestada y no interesa el marcador.
Quiero felicitar a Jorge Luis Pinto por su planteamiento, a los jugadores por su esfuerzo, vocación y porque supieron seguir las instrucciones.
Finalmente Guyana no nos ayudó y hoy El Salvador es segundo y Costa Rica tercero, pero por lo sucedido ayer, esto va a cambiar radicalmente en el cierre del evento.

[email protected]