Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 1 Junio, 2012


La Selección Nacional que todos queremos ver fue la que jugó contra España y que puso al campeón del mundo contra las cuerdas; por la trascendencia del oponente, ese fue el partido ideal para medir las posibilidades de clasificación que tiene la Tricolor en la eliminatoria que está a la vuelta de la esquina.
Si jugamos (aunque yo no juego, para que no pierdan tiempo en las redes sociales) como lo hicimos (yo no jugué pero no importa), contra los discípulos del bigotón Del Bosque, desde luego que la eliminatoria estaría visada con pasaporte seguro hacia la hexagonal.
Igual la Selección jugó otros partidos de muy buen nivel; otros de escaso nivel; otros para el olvido; en fin, como se supone son los fogueos que para eso sirven.
Esta noche tenemos el último ante Guatemala, antes de vernos las caras con El Salvador el 8 de junio.
Ya habrán notado los aficionados qué diferentes son los partidos de la Selección cuando el rival es Argentina, España, Gales o Venezuela. Costa Rica es un equipo muy distinto cuando se enfrenta a extraños del área, que a los vecinos de la zona.
La respuesta para conocer el porqué de esto es simple.
A un partido amistoso con Costa Rica, no le entran igual y con las mismas ganas David Villa, Gonzalo Higuaín, Andrés Iniesta que el “Pescadito” Ruiz o Eliseo Quintanilla.
Cuando enfrentamos (aunque yo no juegue) a rivales de primer mundo, no hay competencia; no existe la rivalidad, ya las condiciones están dadas para que el favorito, si se lo propone, se imponga, en tanto tome el enfrentamiento en serio y no como parte de un entrenamiento pagado.
Todo cambia cuando el choque es entre rivales de la misma zona y crece y aumenta la competencia y la tensión, cuanto más cercano sea el vecino.
Como México nos sigue mirando por encima del hombro, a pesar del Aztecazo y otros sustos por ahí, la gran rivalidad se va concentrando en los juegos de selecciones del área más cercana, en este caso la centroamericana y al haber más roce, competencia, rivalidad y ganas entre los actores, los partidos se tornan diferentes y difíciles.
Entonces, el Guatemala-Costa Rica de hoy marcará un parámetro importante para el Costa Rica-El Salvador con que arranca la eliminatoria. Pero, suceda lo que suceda esta noche en el Mateo Flores, los ticos a la Selección que queremos ver ante los cuscatlecos es a la que jugó contra España y esta, la verdad, hace rato no la vemos por ninguna parte.

[email protected]