Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 29 Mayo, 2012


Para seguir con el Herediano, flamante campeón nacional, es de actualidad analizar el futuro del director técnico Odir Jacques, que en un dos por tres lo convirtió en monarca, conquista que no lograron por años muchos de sus antecesores, supuestamente con mejores atestados.
Con la Copa de campeón en las vitrinas del club, la relación de “amistad” entre Odir y el presidente del club, o cualquier otro cargo que ostente Mario Sotela dentro de la jerarquía del equipo, cambió.

Si Odir va a continuar como técnico del monarca, uno supone que el brasileño querrá marcar su cancha con parámetros muy diferentes a como lo hizo cuando llegó de emergente a salvar el barco.
Es lógico suponer que Jacques querrá sacar dividendos de su valiosa conquista y sin ser, porque no lo es, un hombre apegado al vil metal, tampoco está para firmar su nuevo contrato en una servilleta con ingresos que no dependían de un salario fijo mensual, sino de premios de acuerdo a sus conquistas.
Sin ser amigo íntimo de Mario Sotela, los signos externos que lo acompañan al menos en las empresas y negocios que dirige en Costa Rica, lo retratan como un hombre que gusta de andar apagando incendios y aborrece eso que se llaman los gastos fijos.
Por eso fue que firmó a Odir y ni siquiera intentó conversar con otros entrenadores que contrarios a Jacques y quizá por no ser amigos de confianza de Sotela, como sí lo es el brasileño, hubiesen exigido un ingreso mensual fijo e importante, para suceder a Jafet en el puesto.
El ingreso fuerte de Jacques era por premios, que se elevaban de acuerdo al avance del equipo: clasificarlo, meterlo a semifinales y hacerlo campeón nacional, le debió salir bien caro a don Mario y ahora solo Odir sabe cómo anda la cosa de su cancelación.
Sinceramente no creemos que Sotela abra su billetera y le afloje a Odir la “millonada” que supuestamente le debe por los premios. Seguramente por la amistad que los une, llegarán a un acuerdo para que el estratega los reciba a pagos polacos.
Por esto y otros detalles en el entorno del club florense, estamos seguros de que si Odir sigue como técnico, su contrato con Sotela será muy diferente al de la servilleta. Habrá que pagarle a Odir un salario fijo cada mes y bien alto, por ser el técnico campeón y esto, lo anunciamos desde ya, puede que sea una señal de que la vida de Jacques al frente del Herediano en la nueva temporada, no sea muy larga.

[email protected]ública.net