Logo La República

Lunes, 10 de diciembre de 2018



NOTA DE TANO


NOTA TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Lunes 14 mayo, 2012



“Si les metimos dos en Heredia, también podemos meterles dos o más en Guápiles”, dirá más de un seguidor del Santos, amparado también en el optimismo que mostró uno de sus jugadores insignia, Kevin Fajardo, después de la aparatosa derrota de la noche del sábado.
“No sé qué celebran los heredianos, si aún no han ganado nada”, expresó el defensor del Santos. “Tienen que ir a jugar allá y nosotros les probamos que somos rival difícil y que perfectamente podemos dejarlos sin nada”, agregó quien fuera pieza altísima de una retaguardia que se mostró impenetrable, hasta que Mambo Núñez la deshizo como cuchillo a mantequilla.
Es muy difícil que se quite la imagen de que esa fuga del Mambo, derrapando rivales entre los que estaba precisamente Fajardo y que dejó la bola en los cordeles de Johnny Aguilar, no sea la señal de que fue la acción que finalmente les dejará a los florenses en sus vitrinas, su ansiado título 22.
Y es que cuando no se puede penetrar por ninguna parte, cuando se choca una y otra vez con una muralla de cinco hombres atrás (Madrigal, Fajardo, Gómez, Tourbone y Loaiza) además del portero (Aguilar) y otros cuatro por delante (Porras, Víquez, Rodríguez y Scott), no hay más remedio que acudir a la acción individual; a la inspiración y creencia en su juego de un solitario futbolista que se disponga a “jalarse la torta” y eso fue precisamente lo que ejecutó Víctor Núñez, un hombre de finales; un goleador y un delantero que en su fructífera trayectoria ha anotado varios goles como este del sábado, que fue el que inclinó la balanza.
Después Herediano metió dos goles más, pero el que quebró y rompió la resistencia mental del rival fue el del Mambo, por la belleza de su trayectoria y ejecución.
A Eduardo Méndez le estaba saliendo el partido mágico; ni en el más positivo de sus sueños pudo imaginarse que en un tempranero contraataque su equipo haría el primer gol, muy bien montado entre Scott, Lagos y Rodríguez con la complicidad de Granados y menos que, apenas el Herediano le empató, se hallaría de nuevo con la ventaja tras el bombazo de Porras que tomó a toda la retaguardia florense dormida.
Sin embargo, Mambo se inventó su fantasía, deshizo el muro, rompió la represa e inundó de dudas e incertidumbre el juego de vuelta, porque ahora Santos debe abrirse y abriéndose, el Team puede hacer fiesta.

[email protected]