Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 10 Mayo, 2012


Los tres jugadores más vistosos que tiene Santos son su marcador de punta por la izquierda, Javier Loaiza; el volante mixto, Osvaldo Rodríguez, quizá su mejor figura y el atacante Erick Scott, quien se soltó a jugar en el cierre de temporada.
A Loaiza lo dejó marchar el Saprissa, una decisión cuestionada si vemos que el carril sigue siendo punto a llenar por los morados. Por lo que vimos esta campaña, me quedo con Loaiza antes que con Juan Manuel Morales, buen futbolista que no marcó diferencias.
Osvaldo cuenta con procesos de Selección, de manera que ya está encarrilado al éxito y de Scott, alabarle su madurez, hidalguía, tolerancia a la crítica y al abucheo, un delantero que incluso en esta Nota fue muy criticado.
Scott tiene lo suyo, tiene sus propias cualidades que básicamente radican en saber cuidar la pelota, pero sobre todo, pasarla con sentido. Erick nos resultó un jugador muy inteligente y es un pilar en este cierre exitoso de los guapileños.
Otro futbolista interesante en lo táctico es Randall Porras; los jugadores de su posición son los llamados a darle equilibrio a la formación y Porras lo ha logrado. Su fisonomía tiene rasgos de jugador lento, pero a la hora del partido sabe llegar a la marca, recupera y lanza, además de que cuenta con buen remate. En la serie con Saprissa, Walter Centeno probó las mieles de la marcación del guapileño.
De Cristian Lagos ya está dicho todo.
Para su mala suerte y eso le pasa hasta al famoso goleador Zlatan Ibrahimovic, jugadores de su físico no son precisamente Tica Linda y como son lentos, arrastran demasiada crítica. Recordemos la crucifixión continua a Alvaro Saborío y cómo destrozó la crítica al Tanque, José Jaikel cuando Bora lo llevó a Italia.
Ser alto y lento no es un pecado, pero Lagos tiene que comprender que ese biotipo de futbolista no es bien aceptado en el medio, con las excepciones de rigor. Desde luego que tienen la ventaja de lucirse en las alturas y ahí, de cabeza, el goleador santista comprueba ser un número uno.
El joven portero Johnny Aguilar tiene estampa de Van der Saar, pintura de portero ideal y jugó bien las semifinales. Los centrales guapileños son de colmillo y oficio: Maitland, Gómez, Fajardo, Touborne; el veterano Mario Víquez y Crisanto Esquivel no se van a arrugar ante nada. También suma Ardetti. La papeleta de Eduardo Méndez juega para el título.

[email protected]