Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 4 Mayo, 2012


Pérez Zeledón es un equipo muy fuerte en cada uno de sus departamentos y si le pone pimienta a la recta final, perfectamente se puede coronar monarca. Ninguno de los cuatro equipos que están en semifinales es tan completo como el de los generaleños como conjunto.
Para este columnista, Adrián De Lemos es el mejor de los cuatro porteros en lisa.
Mauricio Wright juega con línea de tres centrales, muy bien integrada por Kendall Waston, Keylor Soto y Robert Arias.
Cuando el estratega generaleño decide abrir como central por la izquierda a Waston, como lo ordenó contra Herediano, la retaguardia se debilita y más se afloja con Roberto Wong como carrilero izquierdo, una posición que no le va para nada a un jugador que no es ni zurdo, ni rápido. Si Mauricio insiste con Wong por esa franja, Herediano puede hacer fiesta. Albán Gómez o Roberto Mudarra se la juegan mucho mejor en ese carril. Wong es un magnífico defensor central.
Este bloque central de Waston, Soto, Arias e incluso Wong si juega ahí, es punto fuerte de los guerreros del sur, que aumentan su potencial gracias a la excelencia de su medio campo, cuando los titulares están disponibles. Si Wright puede juntar el domingo a Nelson Monge, Ariel Rodríguez y Kenneth “Coco” García, estos dos últimos ausentes de la formación titular en la ida, la oncena adquiere un equilibrio sólido que le da vida y vitamina a la zona de ataque donde el técnico, que será local en el cierre, tiene material de sobra donde escoger. Repasen qué lujo: Héctor Sanabria, Camilo Aguirre, Luis Stward Pérez, Juan Diego Monge y Luciano Bostal.
¡Impresionante!
Pérez Zeledón lo tiene todo para ser campeón, pero su empate en el Rosabal Cordero no le garantiza mucho; le sirve nada más si vuelve a empatar en su patio.
Odir Jacques va a poner al Herediano a jugar abierto, al ataque, a la visita no le sirve para nada empatar y además, a Jacques le desagradan los empates. Ya vieron qué bravo salió del último juego que no le gustó para nada.
Al estratega del Herediano le gusta que sus partidos terminen 5 a 3 o 4 a 2, o que su equipo meta tres goles en cada partido como sucedió en las primeras confrontaciones que dirigió, donde los florenses se fueron de tres en tres.
Veremos el domingo el costo futbolístico que podría tener el que Herediano se abra y juegue al ataque. Esta es una de las mayores expectativas del encuentro.

[email protected]