Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 1 Mayo, 2012


Llamó poderosamente la atención la falta de espectadores en los juegos de ida de las semifinales. Estaban en acción el Saprissa que cuenta con la mitad del país futbolero a su favor y otro de los grandes: Herediano, acostumbrado a llenar el Rosabal Cordero.
Tanto de Tibás como de Heredia se ausentaron los seguidores de los clubes y los dos partidos parecían de mitad de temporada en que se arriesga y se juega poco, que el primero de cuatro que van a otorgar la corona.
No vimos en los coliseos barras numerosas de los equipos visitantes; cuatro gatos generaleños en el Rosabal y en Tibás, ni gatos.
Aquello de contratar buses y que vengan caravanas de aficionados, en este caso de Guápiles y Pérez Zeledón a apoyar a los suyos que se están jugando el título pasó a la historia.
Las ausencias de aficiones grandes como las del Alajuelense y Cartaginés, cuyos representativos fueron eliminados de las rondas semifinales, no es excusa para que el campeonato no se calentara en una instancia en que debe estar caliente.
Los dirigentes tienen que analizar muy bien las causas y razones de que el torneo no ardiera en su recta final, cuando solo 360 minutos separan a uno de los equipos de coronarse monarca. Algunos aficionados alegan precios de boletos muy altos. Esta es una causa, pero no prioritaria.
Las razones del ausentismo hay que buscarlas en otros aspectos, el principal, el grave error de programar los partidos decisivos en diferentes días y horas, medida que ensució la competencia. Este acuerdo hay que erradicarlo de inmediato, media hora después de que termine el Torneo de Verano, porque resultó nefasto y se prestó a malentendidos y diferentes interpretaciones como las que en su momento comentamos en este espacio.
Otras razones pueden buscarse en que los seguidores del Saprissa no están contentos de como juega su equipo; los del Herediano no se han tragado el despido de Jafet Soto y no sienten comunión ni vínculo con la dirigencia de ese club; del Santos pareciera por las decisiones de sus dirigentes, que se contentaron con llegar tan largo y a partir de la clasificación todo es ganancia, pero sí nos sorprende el comportamiento de los seguidores de Pérez Zeledón, firme candidato al cetro, que en masa debieron acudir al Rosabal Cordero a apoyar al equipo que juega mejor al fútbol de los cuatro sobrevivientes.

[email protected]