Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 24 Marzo, 2012


Me escribieron ayer unos aficionados y me preguntan en qué me baso para afirmar que Esteban Alvarado es el mejor portero de Costa Rica en la actualidad, si casi o nunca lo vemos jugar.
Bueno, si Alvarado continúa de titular en su equipo, si no lo han sentado y si su club sigue de puntero y se clasificó para los cuartos de final de la Liga de Europa (no Liga de Campeones como escribí ayer y que un lector me hizo la corrección), por algo será.
Cualquiera supone que es porque está jugando bien y jugar bien a ese nivel, lo hace ser mejor que quien juega bien en el campeonato nacional.
Figúrense que si de ver jugar a un futbolista se trata, para poder valorarlo, entonces Keylor Navas estaría en punto muerto, porque no juega.
A algunos lectores como que les cuesta interpretar los comentarios.
Mi Nota de ayer no trata de poner a pelear a Keylor con Esteban, ni ordenar quién debe jugar o no. Fui claro en que el castigo a Alvarado es correcto y fui claro en mis crónicas y columnas en su momento, de que Navas ha jugado muy bien con la Selección Nacional, a pesar de ser reserva en el Levante.
Quise reflexionar y que ustedes lo hicieran conmigo sobre el entorno de Alvarado; tocar aristas distintas para tratar de comprender (no defender) su posición y su comportamiento y señalar, sin tapujos, que por lo que estaba sucediendo en los días en que Costa Rica se enfrentaba a España, tocaba a Esteban la titularidad o por lo menos tener esa oportunidad.
Nunca defendimos la conducta de Alvarado, de manera que no cabe el comentario de un lector de que si todos los jugadores se comportan como Esteban, reinarían la anarquía y el caos. Por favor, lean más despacio.
Tenemos dos porterazos; Keylor con la Tricolor está atajando muy bien y se gana la titularidad en la eliminatoria. Lo que pasa es que a Esteban se le bajó de rango y no se le facilitó esa estelaridad.
Entonces, no inventemos broncas donde no existen.
Y cambiando de tema, a estas alturas del partido, todos los juegos del campeonato son de corte decisivo siendo uno de los más atractivos ese Santos-Limón del sábado, porque si los locales no ganan, se forma un tsunami en el cuarto lugar al que pueden acceder al final de la jornada, nada menos que tres equipos: Herediano, Belén y San Carlos. El juego en Guápiles es clave y para nuestro gusto, el principal de la fecha por lo que decide.

[email protected]