Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 12 Marzo, 2012


Herediano y San Carlos fueron los equipos que aprovecharon mejor la fatal semana del Santos de Guápiles, que dejó escapar seis puntos tras ser derrotado en forma consecutiva por Saprissa y Puntarenas.
A pesar del doble traspié, los pupilos de Eduardo Méndez se mantienen en puesto de clasificación, el cuarto lugar de la tabla, solo que ahora tienen a Belén, Herediano y San Carlos prácticamente en la nuca, porque están a cinco y seis puntos respectivamente con un juego menos.
Saprissa es el nuevo líder, luce joven y solvente, juega bien y gana; no se previene una debacle del bien ordenado equipo de Alexandre Guimaraes, que en ocasiones dibuja una pobre presentación, como ante Puntarenas, pero rápido recupera su imagen y fisonomía.
Contrario al buen accionar de los tibaseños, nos hemos topado con un Pérez Zeledón titubeante que como Santos, pierde dos partidos en fila, el de ayer en su propio patio de manera inexplicable, pues ganaba al Cartaginés en el minuto 85 y permitió que los brumosos, con pundonor y sangre, se repusieran y le dieran vuelta al marcador.
¡Ojo con la preparación física de los guerreros!
Ayer se quedaron sin piernas en el epílogo y no tuvieron armas físicas para marcar a la delantera azul que hizo fiesta en la zona de candela. Los generaleños viven de la renta de la primera vuelta y siguen sólidos en la tabla, solo una unidad debajo del Saprissa, a pesar de tan mala semana y marcan siete puntos de ventaja al quinto lugar.
El triunfo del Cartaginés es de oro puro; el cuadro de la Vieja Metrópoli gusta en el Verano de ganar de visita y con este triunfo de agallas en el Valle, le quita a Santos el tercer lugar y se ponen uno atrás de su víctima de ayer y a dos unidades del Saprissa.
Cartaginés quiere ser campeón nacional y hasta la fecha suma méritos para subirse al podio. Necesita clasificar, suma puntos para lograrlo y después a esperar qué rival le toca en los cruces de ida y vuelta.
La segunda vuelta perfecta que pretendía el Alajuelense se empezó a desinflar bien temprano y ese empate ante Belén tiene sonidos de funeral; las ansias están liquidando a los erizos y la mente los traiciona.
En zona de descenso pierden los dos últimos, Limón y Orión, de manera que como en la cima de España, todo sigue igual. La Constelación está bien salada; alguien le debe estar pegando alfileres a una foto de Juan Luis.

[email protected]