Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 7 Marzo, 2012


Cuando Saprissa derrotó 3-1 al Cartaginés, sobraron los elogios para Alexandre Guimaraes por la buena lectura que dio al partido, sobre todo el ingreso de Mynor Escoe que finalmente le dio el puntillazo al juego.
Igual en el último clásico ganado por los morados, fue notorio que Guimaraes le ganó la partida a Oscar Ramírez, que no pudo sostener la ventaja inicial de su equipo y vio como se esfumaba el resultado gracias a aquella pared genial de Ricardo Blanco y Jorge Alejandro Castro, terminada en la red de nuevo por Escoe.
Lo curioso se presentó en el juego del pasado domingo del Saprissa ante Puntarenas.
Los morados se ponen adelante con gol de Oscar Duarte y entran al segundo tiempo ganando el juego, contra un rival que no presentó nada en la primera parte y que arrastraba varios juegos sin victoria.
Saprissa cede la iniciativa, permite que Fernando Cardozo y Edder Nelson se junten; se mueven bien arriba Yendrick Ruiz y Daniel Quirós; suben por las bandas Ricardo García y Francisco Flores y se olfatea el empate. Es más, el Puerto lo logra gracias a la pared entre Ruiz y Nelson, pero el asistente Warner Castro anula la acción.
Finalmente Puntarenas empata el partido y le resta dos unidades al Saprissa, que le impidieron ponerse a la par de Pérez Zeledón que cayó horas después ante Belén.
Guimaraes salió silbado del Estadio Nacional.
El público presente, mayoritariamente seguidor del Saprissa, captó que el estratega morado no le dio al juego la lectura adecuada y no respondió al dominio de los chuchequeros con las respuestas acertadas, que sí tuvo para doblegar a manudos y brumosos.
Y, sobre todo, molestó a la masa morada el ver entre los suplentes precisamente a dos de los jugadores que se lucieron en ese par de partidos ganados a la Liga y Cartaginés, Escoe y Castro, calentando y sin jugar.
¿Por qué Guimaraes no intentó rematar el partido que Saprissa ganaba 1-0, incluyendo a jugadores que como Escoe les dieron vuelta a resultados negativos anteriores con anotaciones?
En los vestidores, el director técnico del Saprissa justificó las variantes que hizo, metiendo por su orden a Russell, Smith y Colindres con el argumento de que quiso sostener la pelota y el resultado, pero ese cuento ni su leal Wino se lo traga.
Alexandre se equivocó y punto.

[email protected]