Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 4 Febrero, 2012


Tengo un ídolo en el béisbol de Grandes Ligas: Omar Vizquel.
Vizquel fue figura de la Tribu, Guante de Oro en 11 ocasiones, tres Juegos de Estrellas, el venezolano tiene asegurado su campo en el Salón de la Fama en Cooperstown.

Esta semana se anunció que Vizquel con 44 años, intenta alcanzar su 24ta campaña de Grandes Ligas con su sexto equipo, luego de ser firmado por los Azulejos de Toronto, un contrato de liga menor por $750 mil.
La firma del veterano con 2.908 partidos de las mayores y 2.841 imparables de carrera, es pura ganancia para el equipo canadiense. Vizquel podría quebrar la barrera de los 3 mil imparables con 159 hits adicionales para cancelar así todas las dudas de su posible exaltación al Salón de la Fama del Béisbol.
Vistió los uniformes de los Marineros (donde debutó), Indios (donde vivió sus mejores temporadas), Gigantes y Rangers de Texas, para completar 23 temporadas en las mayores.
Cuando estuvo con Texas, fue solo el tercer pelotero en abrir un juego en el campocorto luego de cumplir los 42 años de edad. El último en la corta lista fue Luke Appling hace 60 años, es decir, otra época, otra manera de jugar béisbol… Otro mundo. Honus Wagner fue el primero, pero por allá, antes de la Primera Guerra Mundial, en 1912.
Es que Vizquel ha pintado muchas obras en su brillante palmarés. Con su singular estilo y derroche de carisma en el terreno, se ha burlado del tiempo para mantenerse activo en una de las posiciones más exigentes del béisbol. No se trata solamente de un dato de simple longevidad. Al margen del legado de Appling y Wagner, nadie tiene más encuentros que Vizquel en la “parada corta”.
Así, al pasar de los juegos, seguirá quebrando registros, pues Vizquel es en la actualidad el pelotero de posición —esos que no son pitchers— de mayor edad en la Gran Carpa.
Vizquel debutó en las Grandes Ligas, el 3 de abril de 1989, con los Marineros de Seattle. Ese día, Omar depositó una semilla en el campocorto, y 24 años después sigue recogiendo los frutos.
Esa entrega y disfrute del béisbol parece ser la clave de su éxito, después de tantos juegos, doble plays y temporadas. Como él mismo lo ha dicho, solo quiere seguir jugando y disfrutando de lo que mejor sabe hacer.
Final del camino. La pregunta que queda pendiente es hasta cuándo estará Vizquel quebrando récords en Grandes Ligas.

[email protected]