Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 28 Enero, 2012


No entendemos el porqué de tanta alharaca.
Alajuelense se siente flojo en el arranque del campeonato, perdió sus dos primeros partidos, resiente la ausencia del brasileño Marcelo Sarvas y decide su directiva suplirlo con el fichaje de otro foráneo.

El Deportivo Saprissa finalmente se moderniza y su cuerpo directivo ordena hacer lo mismo.
Alexandre Guimaraes considera que su formación tiene puntos débiles, pide refuerzos; la directiva no los halla en el mercado nacional y si los encuentra, no los puede firmar, como sucedió con “Chiqui” Brenes, archivan el poder y el orgullo de Artiñano, se olvidan de los nacionalismos baratos de Vergara y humildemente reconocen que necesitan reforzarse con jugadores extranjeros y toman la correcta decisión.
Nunca entendí por qué el Saprissa en el campeonato nacional, tiene que darles ventajas a sus rivales que finalmente cuestan coronas. Si bien es cierto el equipo morado fue campeón con solo jugadores costarricenses, esa etapa pasó, sus rivales directos como Alajuelense y Herediano se reforzaron muy bien con extranjeros y les arrebataron a los morados el podio, o más bien, los podios.
¿Por qué seguir igual?
¿Por qué contra las cuerdas, la Liga firma a un brasileño y el “Team” le sube el salario a Anderson Andrade para que no viaje a Guatemala y el Saprissa tiene que mirar esto desde lejos, sin poder hacer lo mismo?
Me parece absurdo.
Es más, considero que el jerarca morado Juan Carlos Rojas se excedió en ofrecer tantas explicaciones a los seguidores del equipo. Repitieron el error de cuando firmaron a Erick Scott. Una explicadera del carajo para tratar de convencer a sus fanáticos que era un buen fichaje, cosa que no fue cierta.
Citemos un solo ejemplo para avalar la decisión de la dirigencia morada.
No pudieron volver a firmar a José Carlos Cancela por ese nacionalismo envejecido; perdieron a un futbolista brillante que entonces pasó a ofrecer sus luces al Herediano.
¿A cuenta de qué dar ventaja al enemigo?
Me parece correcta, moderna y ajustada a los tiempos actuales la decisión de la jerarquía morada de volver a fichar extranjeros; es una buena y justa forma de que en la carrera por el título, todos los jinetes salgan en igualdad de condiciones.
Si Saprissa campeoniza y le impide a la Liga ser tetracampeón, ningún fanático del Monstruo reclamará esta sabia decisión.

[email protected]