Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 12 Enero, 2012


Seguimos repasando nuestros pronósticos previos al Torneo de Invierno, para amarrarlos con los nuevos vaticinios que haremos antes de que arranque el Verano.
Comentamos que ubicamos en su orden a Alajuelense, Herediano, Saprissa y Cartaginés y ustedes saben como quedaron al terminar la fase inicial de 20 juegos: Herediano, Alajuelense, Saprissa y Cartaginés. Pegamos entonces, tercero y cuarto puesto.
¡Y eso fue todo!, no acertamos uno más de la posición cinco a la 11.
El 30 de agosto de 2011 escribimos.
“Los Toros (San Carlos), serán quintos, una posición que los deja fuera de la segunda fase; se fueron Grant, Russell y Scott y no hubo refuerzos de su nivel. Daniel Casas se presenta con nómina más limitada y eso tiene un precio”.
Dicho y hecho; San Carlos se fue a pique y por varias jornadas estuvo ocupando posiciones de descenso; claro que pesaron las ausencias de estos baluartes que guiaron a los Toros a instancias finales en los últimos torneos. La portería en el cuadro de Ciudad Quesada fue deficitaria y aunque Scott y Russell no brillaron en el Saprissa como lo hicieron en San Carlos, fue notorio y evidente que con su partida rompieron el esqueleto del equipo de Daniel. Este, desmotivado por los malos resultados, presentó su renuncia al cargo, pero la alargó hasta el final del torneo. Sus jugadores, quizá por pena, le respondieron luego de que anunció su partida y los Toros empezaron a sumar; no les alcanzó para clasificarse, pero sí para ahuyentarse de posiciones de descenso. Terminaron de octavos. Nosotros les dimos el quinto puesto.
Fracaso estrepitoso de Tano.
A Limón le dimos el sexto lugar y escribimos esto.
“Si Limón no se hunde económicamente puede ocupar la sexta plaza, pero si naufraga en el escritorio, igual se ahoga en la clasificación. Lo ubicamos encima de Pérez Zeledón, en el supuesto de que solucionará sus problemas financieros”.
Nuestro vaticinio fue como un mal augurio para los del Atlántico; los problemas de su presidente Pascall, encarcelado, hundieron económicamente al equipo. Botaron a Ronald Mora antes de tiempo y se hizo cierta nuestra advertencia: Limón naufragó en el escritorio. Si todo hubiera salido bien, quizá Limón pudo ocupar ese sexto puesto que le otorgamos o incluso volar más alto, pero los problemas en su jerarquía lanzaron nuestro pronóstico al cesto del fracaso.

[email protected]