Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 27 Diciembre, 2011


Cuando lamentablemente se arma una batalla campal en un escenario deportivo y se calientan los ánimos, uno o varios atletas pierden los estribos y agreden y a la vez son agredidos, los compañeros del agredido y después los del agresor se nublan y vuelan patadas y puñetazos.
Unos dan y reciben; otros solo dan y otros solo reciben. Por suerte, siempre existen deportistas más centrados o más equilibrados emocionalmente, que de inmediato, en lugar de meterse en la bronca a golpear, se meten a separar a los que están en combate para que detengan el pésimo espectáculo.
Hay un término muy feo y espantoso pero que se usa mucho en este tipo de eventos violentos: “gorrear”.
Cuando se presentan escenas violentas colectivas, casi siempre hay “gorreadores” y “gorreados”; golpes y patadas a mansalva, de frente, de lado o desde atrás.
Cuando hace pocas semanas se presentó el lamentable suceso entre los jugadores de Herediano y Alajuelense y que terminó en esa bronca colectiva en que se dieron y volaron patadas Jorge Barbosa y Jonathan McDonald y luego Elías Palma agredió a un rival en estado de indefensión, en mi programa Tano…Qué Tal!, no fue que defendí el comportamiento de los futbolistas, pero sí hice ver que en este tipo de broncas colectivas, desgraciadamente no hay espacio ni tiempo para pensar o meditar.
Se enciende la chispa y revienta el incendio.
Recibí varios cuestionamientos y críticas por mi comentario.
Es muy duro escribirlo, pero el que vuela la patada no puede pensar en las consecuencias de una acción que puede resultar fatal para el agredido; bien puede perder un ojo o la vida. Igual el que patea, recibe una patada a su espalda y el incendio sigue.
Escribo de esto porque aquí en Tiquicia se armó un alboroto y una discusión apenas terminó la gresca entre manudos y florenses que duró horas, días y semanas, crucificando a los principales actores del evento. Bienvenida la crítica.
Pero, pregunto, solo para reflexionar.
¿Qué diferencia existe, si es que existe, entre el pugilato protagonizado por Barbosa y McDonald y la agresión a mansalva de Palma a Barbosa, este indefenso, con lo sucedido en Holanda entre Esteban Alvarado y su agresor?
Esteban se defiende a patadas de una agresión, pero cuando lanza su segunda patada, su victimario está en estado de indefensión. ¿O no fue así?. Pero, el tico fue absuelto.

[email protected]