Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 29 Noviembre, 2011


Es muy fácil meterse en los zapatos de Johnny Chávez sentado uno en la gradería del Fello Meza y jugar un rato de entrenador.
Cuando se dio a conocer la formación del Herediano y nos enteramos que una de sus principales figuras, José Cancela, no entraba como titular, pensamos que Jafet Soto tenía algún plan estratégico en mente en el que no era necesaria la presencia de Pepe.
Lo que no sabemos es lo que pensó Johnny Chávez.
Decimos esto porque apenas empezó el partido y se empiezan a notar o a aclarar las misiones de los jugadores, nos damos cuenta de que al no alinear a Cancela, uno de los volantes de marca del Cartaginés, específicamente, Danny Fonseca queda libre de trabajo, pues Eduardo Valverde va sobre José Luis Cordero.
Danny deambula de aquí para allá, marca a José Miguel Cubero y en otras se atrasa a vigilar a Víctor Núñez. Cartaginés mete el gol en el minuto tres y de pronto se tira para atrás y si no se repliega del todo, sí permite la reestructuración del Herediano que se va acomodando y empieza a pasar al ataque.
Jugando de entrenador y con todo el respeto hacia Johnny Chávez, me queda la duda y se la expresé en el propio estadio a algunos que estaban a mi lado como el federativo Rodolfo Villalobos, el exdirigente brumoso Róger Brenes y el colega Cristian Williams, que perfectamente el técnico brumoso pudo dar un golpe de efecto y buscar el 2-0 que le aseguraba un poco más la victoria, sacrificando temprano a uno de sus volantes de marca, dado que uno de ellos estaba de vacaciones en la cancha, para dar paso en ataque a Andrés Lezcano o meter en la cintura, como lo hizo con buen resultado en la segunda parte a Paolo Jiménez o José Sánchez.
Hay que tomar en cuenta algunos factores para apoyar este riesgo estratégico.
Primero se juega como local y es una semifinal de ida y vuelta. No hay más allá y el juego como local es clave.
Segundo, que el Cartaginés va ganando uno a cero; no en todos los partidos y menos en estas instancias decisivas, un equipo mete el gol en su primer ataque. Me dio la impresión, puede que totalmente errada, de que Johnny Chávez debió cambiarle el rostro a su formación pocos minutos después de que se puso arriba 1-0, básicamente por la ausencia de Cancela y porque uno de sus medios de marca deambulaba sin hacer nada en la cancha. Seguimos mañana.

[email protected]