Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 19 Noviembre, 2011


Recuerdo que no hace mucho, las dos últimas fechas del campeonato era obligatorio jugarlas a la misma hora.
Los cinco o seis partidos de la jornada a la misma hora, por si acaso era una medida preventiva quedaban para el cierre del torneo, el definir o decidir posiciones determinantes.

Resulta que ahora se cambiaron las reglas del juego, suponemos y es muy fácil la suposición, que por los intereses de los canales de televisión y el Torneo de Invierno que se va a definir en su primera fase precisamente en la última fecha, se va a jugar con tres partidos decisivos en diferentes días y horas.
Alajuelense-Orión el sábado; Santos-Saprissa el domingo a las 11 a.m. y San Carlos-Herediano el mismo domingo pero a las 4 p.m.
En otras palabras, se le da de hecho una ventaja al Herediano de llegar a su partido clave, quizá con todo resuelto, lo que no es ni justo, ni equitativo.
Si manudos y morados dejan escapar puntaje en sus respetivos compromisos, perfectamente el Herediano puede llegar a la cita en Ciudad Quesada con el primer lugar en el bolsillo, sin jugar ese partido.
Con solo esta posibilidad que es viable y realista, es motivo suficiente para que la Unafut hubiese obligado a que se jugara la fecha a la misma hora, pasándoles por encima a los intereses comerciales de las televisoras.
Está en juego el primer lugar del campeonato y la lógica dicta que a la cita, los equipos involucrados en la posibilidad de esa conquista, debieron acudir en igualdad total de condiciones.
Desde luego que se puede dar el caso contrario, de que tanto Alajuelense como Saprissa triunfen y entonces la presión sobre el Herediano aumente, al punto de que el equipo se pueda bloquear y derretir en el cierre de la jornada, pero esta es otra historia.
Lo lógico, lo justo, lo honesto, lo responsable era que la Unafut obligara a los equipos que van a disputar puestos decisivos en la clasificación, a jugar el mismo día y a la misma hora.
Así se hacía hasta hace poco y no sabemos quién cambió las reglas del juego.
Y para cerrar con un poco de picardía la Nota, que compartan la responsabilidad de este desaguisado, tanto los canales de la televisión, que imponen los horarios, como el equipo de Pérez Zeledón que tras derrotar al Herediano el pasado miércoles, provocó este desmadre.

[email protected]