Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 12 Noviembre, 2011


El recordado Parmenio Medina nos hablaba de la malicia indígena; malicia en el buen sentido del término; más que malicia, es la chispa que nace fácil en una respuesta de Benjamín Mayorga y que usted no logra atrapar en otro tipo de interlocutor.
La chispa del indio; la malicia del indio.
¿Qué tal si nos llenamos de malicia, pero de la otra, de la mala, para hacer conjeturas en el cierre del campeonato y ver la posibilidad real y numérica de que Alajuelense y Saprissa se quiten el tiro de enfrentarse entre ellos en semifinales?
A como están las cosas todo pinta a que el clásico del pasado miércoles fue un mero entrenamiento de los dos grandes, para medirse de verdad en juegos de ida y vuelta en las semifinales. Por lo menos el Machillo Ramírez da como un hecho de que será el Saprissa su rival en la segunda fase del campeonato.
Herediano lo tiene todo para apropiarse del primer lugar y el Cartaginés, con dos victorias seguidas ante la Liga y el Orión, se apropió de seis puntos vitales que lo ubican muy cerca de su meta: llegar clasificado al cierre del torneo en Puntarenas.
¿Qué puede suceder entonces para que no haya clásico en las semifinales?
Las combinaciones aritméticas son varias y en principio se trata de que los dos grandes no queden como están hoy: segundo y tercero.
Si nos ponemos mal pensados, y para analizar una sola de esas posibilidades, es asunto de que Alajuelense o el Saprissa desciendan al cuarto puesto y Cartaginés sea tercero. Ya con solo esto se rompe el encanto y no hay clásico. Claro, con Herediano de primero.
Si lo vemos por el lado de los manudos, si pierden el domingo con Herediano se estacionan en 33 puntos y cierran con Orión. ¿Qué tal una victoria orionista y el Alajuelense termina de cuarto y se le escapa al Saprissa?
Toda la mala leche regada… verdad?
¿Y si es el Saprissa el que decide quedar de cuarto para evitar el clásico y permite que el Cartaginés lo rebase en la tabla?
Ahorita están empatados con 29 puntos; a los morados les faltan tres juegos y a los brumosos dos. ¿Valdrá la pena un cierre negativo del Saprissa, solo para evitar el clásico?
La respuesta, desde luego es negativa, pero el fondo de esta Nota es de mala fe y queremos alertar sobre esta real posibilidad numérica.
En otras palabras, si Alexandre Guimaraes y Oscar Ramírez desean evitarse en semifinales, la matemática les permite hacerlo.

[email protected]