Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 8 Octubre, 2011


A los Yanquis de Nueva York se les ama o se les odia.
Yo pertenezco al segundo gremio que es franca minoría.

Pero no es un odio enfermizo; es simplemente, y lo he explicado varias veces, que rechazo a los clubes deportivos que funcionan más a base de billetera, en lugar de preparar, pulir y formar a sus propios talentos.
Los Yanquis acaban de ser seleccionados por Forbes como la institución deportiva más poderosa del mundo, muy por encima del Manchester United que ocupa el segundo lugar y como sus propietarios están repletos de dólares, les es muy sencillo comprar lo mejor de lo mejor del mercado. Personalmente eso no me agrada y de ahí la fobia hacia el equipo neoyorquino.
En mucho es también como un trauma.
Soy fanático de los Indios de Cleveland, una organización pobre, humilde y pequeña, que al final de cada temporada, por no tener los millones de otros clubes, le cuesta sostener o de hecho no puede retener a sus mejores talentos. Eso frustra a los seguidores de estas franquicias pequeñas y entonces, la agarran contra las grandes.
Figúrense que solo en estos “playoffs”, estaban repartidos entre los equipos clasificados varios jugadores de los Indios que hace solo cuatro temporadas, en 2007, eliminaron precisamente a los Yankees en los “playoffs” y no fueron a la Serie Mundial cuando perdieron el título de división con Boston, luego que la Tribu estaba arriba 3-1.
Con los Yankees juegan C.C. Sabathia y Aaron Laafey; con los Tigres, Víctor Martínez y Johnny Peralta; con los Cardenales, Jake Weesbrook; con los Filis, Cliff Lee y Ben Francisco; con los Rays, Kelly Shopack, todos Indios no hace mucho rato y esta sangría duele, resiente y los fanáticos, en lugar de reclamar a los propietarios de la Tribu que inviertan y no vendan, la agarramos contra los compradores.
Volviendo a los Yankees, desde que empezó la temporada, sus seguidores no fanáticos sabían que no iban a ganar la Serie Mundial, porque no tenían “pitcheo” y el béisbol actual es “pitcheo”. Firmar a Freddy García y a Bartolo Colón no les iba a resolver el problema; ninguno de estos dos tiene hoy la categoría para ser “Yankees”. Sabathia es un lanzador ganador, pero no es dominante que son dos cosas distintas; Burnett estaba en la calle, Hughes lesionado y el peso recayó en el novato Nova. Muy poco ante el cuerpo de abridores de muchos otros equipos.
El tema da para más.

[email protected]