Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 15 Septiembre, 2011


Este tipo de partidos como el que le plantó el Milán al Barcelona y que terminó empatado 2-2, son los que sacan de control a los millones de millones de adversarios del fútbol “azzurro” en el mundo y entonces más lo aborrecen.
En la otra acera, los fanáticos y seguidores del fútbol italiano, sonríen socarronamente.
Le empataron al Barcelona en su propio patio, al mejor equipo del planeta y sacaron los rojinegros un resultado casi de ensueño e inimaginable, dado como se mueven las fichas en el balompié actual.
De nuevo el esquivo y huraño fútbol de los italianos hizo de las suyas y les robó dos puntos de oro a los catalanes en el arranque de la Champions.
¿Qué dijo Guardiola al final del partido?
Le restó importancia al resultado y a manera de justificación dijo: “ellos han llegado dos veces y media a puerta y han marcado.
Del resultado no hay nada a decir. ¿Qué hay cosas a mejorar? Claro, hay que evitar que esos córners sucedan, pero intentaremos corregirlo.
Barcelona ha jugado lo mejor que ha podido pero no es fácil atacar cuando los centrocampistas rivales juegan de centrales y te defienden en el punto de penalti.
Contra equipos que se meten tanto atrás siempre cuesta”, reiteró.
“Lo he dicho muchas veces y todo lo que diga tras el partido puede sonar a excusa. Los italianos tienen la gran virtud de que si tienen que poner a nueve jugadores con experiencia detrás lo hacen, nosotros no sabemos hacerlo”, explicó.
Y este párrafo es el que deseo destacar.
“Los italianos tienen la GRAN VIRTUD de que si tienen que poner a nueve jugadores a defender, saben hacerlo”.
O sea, Guardiola ve este detalle táctico de la escuela italiana como una virtud, que es un punto que hemos comentado y analizado muchas veces
El fútbol italiano suma una cultura que privilegia a la defensiva sobre la ofensiva y esto, es virtud y no defecto. Que no agrade es otra cosa, pero el fútbol italiano está repleto de títulos y de glorias por jugar así.
Y qué manifestó el técnico del Milán, Massimiliano Allegri, al final del juego: fue muy franco.
“El fútbol es bonito por esto, porque a veces pierdes y no lo mereces, y a veces ganas y no lo mereces.
Nuestro equipo no se hundió después del 2-1, y al final se nos premió ese esfuerzo con este córner y el gol de Thiago Silva”.

[email protected]