Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 30 Agosto, 2011


Hay seres humanos que seguro creen que van a vivir tres veces o son fanáticos de la reencarnación y piensan que pocos minutos después de que los entierran, vuelven a nacer, la vida va de nuevo y sacan del ataúd los millones de colones con los que se enterraron y que (consideran) les serán útiles en la nueva vida.
Por dicha, Jered Weaver de los Angelinos de Los Angeles, uno de los mejores o quizá el mejor lanzador de la Liga Americana esta temporada, no piensa igual y la semana pasada rechazó un seguro contrato a partir de 2013 por mucho más de $100 millones, con tal de quedarse jugando con el equipo de sus amores y de su tierra natal, California.
Weaver prefirió quedarse con los Angelinos, renunció a la agencia libre de 2013 y firmó un contrato por cinco años y $85 millones, o sea, $17 millones por temporada.
“No todo lo que valoro tiene que ver con el dinero”, expresó el serpentinero.
“Con este tipo de acuerdo que logré: ¿cuánto más dinero posiblemente necesitaré en la vida?”, se preguntó este lanzador candidato firme al Cy Young, que tiene marca de 14-6 y 2.10 de ERA y en su carrera de cinco temporadas en las mayores, todas con los Angelinos, suma marca de 78-45 con 3.30 de ERA y 937 ponchados en 1084 entradas lanzadas.
¿Cuánto más dinero necesitaré en la vida?
Qué pregunta más profunda y que grandeza que encierra la actitud hacia la vida de este deportista profesional.
El nuevo salario de Weaver es muy bueno, pero no se compara ni por asomo con los más lucrativos pactos existentes ahora mismo para lanzadores con peores números que los de Jered.
Cliff Lee firmó por $120 millones por cinco años con los Filis; $35 millones más que Weaver; C.C.Sabathia, $152 millones, siete años con los Yanquis; Roy Halladay, $60 millones, tres años con los mismos Filis.
El agente de Weaver es el codicioso Scott Boras, que se frotaba las manos y la billetera para embolsarse una nueva comisión de millones de dólares en 2013, pero la decisión del angelino lo “jodió”.
“Le dije a mi agente que mi primordial interés era seguir siendo un angelino por el resto de mi carrera y seguir jugando en California”, agregó Weaver.
“Nunca salí a jugar este deporte por el propósito de ganar dinero. Juego por el amor al juego y por ganar campeonatos. Estoy ya con un acuerdo para los próximos años y estoy en el lugar en el que deseo estar”, concluyó el lanzador.
¡Qué ejemplo!

[email protected]