Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 23 Agosto, 2011


En el deporte profesional de alto nivel también se presentan historias humanas muy gratificantes.
Jack Hannahan es el tercera base de los Indios de Cleveland; su esposa Jenny tenía un embarazo de alto riesgo y permanecía en cama durante más de un mes en el hospital de Cleveland, donde su esposo cada noche hacía guardia. El asunto se le ponía angustiante al beisbolista cuando debía salir en gira con el equipo.
El 4 de agosto pasado, Hannahan tripulaba la tercera base de La Tribu en el Fenway Park de Boston y al final del partido, el secretario del equipo Mike Seghi le transmitió al jugador un mensaje urgente de su madre.
El embarazo de Jenny se había complicado y su esposo debía regresar a casa. Pero, eran las 11 p.m. en Boston y no había más vuelos comerciales. La opción que seguía era el vuelo de las 6 a.m. hacia Cleveland, pero Hannahan, todo lo que quería era llegar al hospital esa noche. El parto de Jenny se había adelantado.
No era fácil una solución alternativa.
Un jet privado puede ser reservado de inmediato, pero el costo supera los $35 mil.
El jet privado era demasiado dinero para él.
Pero, mientras Hannahan estudiaba las opciones con Seghi, un grupo de compañeros empezó a reunirse, entre ellos Shin-Soo Choo, Travis Hafner, Chad Durbin y Austin Kearns. Se hizo conciencia de que Hannahan tenía que estar en Cleveland lo antes posible.
Y, como decimos popularmente en Costa Rica, los miembros de La Tribu hicieron una “banca” y juntaron los $35 mil. Hannahan se opuso a aceptar la generosa donación pero sus compañeros fueron claros en que no aceptarían un no por respuesta.
El lanzador Justin Masterson resumió el sentir de sus compañeros: “Cuando no estás seguro de que tu bebé va a salir vivo, eso es algo que no se puede oír por teléfono. Tienes que estar ahí”.
Hannahan voló a Boston esa noche y había un sedán de lujo esperando por él en el aeropuerto. Cuando Jack entró en la habitación del hospital, el rostro de Jenny se iluminó.
Quince minutos más tarde, a las 3.11 a.m., Juan José Hannahan fue entregado a través de una cesárea de emergencia. Juanito solo pesaba dos libras, 11 onzas. Nació prematuro; estaba para el 26 de octubre. Madre y niño permanecerán en el hospital hasta octubre; Jack regresó a los diamantes y desde luego, jamás olvidará el gesto de sus compañeros de equipo.

[email protected]