Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 15 Agosto, 2011


Con un equipo alternativo que se lo desearan los otros diez clubes de la primera división para “alternarlo” durante el campeonato, el Alajuelense derrotó ayer de visita a Puntarenas y empieza a tomar distancia en la cima del torneo y por ahora está a ocho puntos de diferencia de su máximo enemigo, el Saprissa, estos con un juego menos.
Los discípulos de Oscar Ramírez mostraron en el Lito Pérez una contundencia en ofensiva poco común en nuestro campeonato; llegaron pocas veces y anotaron, con un Cristian Oviedo como arquitecto de esas conquistas. Puntarenas sorprendió con un fútbol que tuvo mucho de exquisito y que se presume, los hará llegar a buen Puerto en el certamen. Diego Brenes es el motor y la bujía de este renovado club chuchequero en el que se luce de timonel, Luis Fernando Fallas.
El Herediano de Alejandro Giuntini va por ahí pellizcando victorias, a gol por triunfo y cada gol a cargo de Mambo Núñez y se ubica a tres unidades de los erizos con un juego menos. No muestran los florenses la solvencia de los rojinegros, pero tampoco desentonan y están invictos en competencia.
Heredianos y manudos entran de lleno a la Concachampions y tienen compromisos difíciles ante Monterrey y Morelia, miércoles y martes respectivamente, de ahí que ayer sus entrenadores presentaron formaciones de las que se ausentaron muchos titulares.
En la mitad de la tabla están apretados como sardinas y todos con cuatro juegos, seis equipos: Limón con seis puntos; Orión y Puntarenas con cinco; Belén, Pérez y Santos con cuatro unidades.
Lo curioso de este largo bloque es que dentro de él no aparecen clubes más tradicionales que son los que ocupan la zona baja de la tabla. Entre estos, dos de los grandes, Cartaginés y Saprissa y el subcampeón nacional, San Carlos, los tres, con tres juegos.
Los brumosos ayer se “jalaron” una nueva cartagada y se dejaron arrebatar en instantes, un triunfo que controlaban 2-0 ante PZ; la formación de Johnny Chávez es la reina del empate, está invicta, pero no gana.
En el sótano, los toros y el monstruo son la decepción; San Carlos acusa las ausencias de quienes se fueron y en el Saprissa no marcan diferencia los nuevos que llegaron. Estamos claros que Guimaraes no se imaginaba un arranque tan pobre en resultados como el que marcan sus pupilos.

[email protected]