Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 10 Agosto, 2011


Los seguidores del Alajuelense que son fanáticos están en un dilema.
No les gusta como Oscar Ramírez dirige al equipo, pero saltan de alegría cuando el “Machillo” lo hace campeón y ya van dos veces, ahora salieron indignados del Morera Soto cuando el Saprissa les empató el clásico y el domingo se molestaron, porque Oscar, Mauricio Montero y Luis Marín, pedían tiempo para que Belén, no les empatara el juego a dos.
El problema para estos fanáticos, si es que se puede calificar así, es que después de este par de malos ratos, miran la clasificación del campeonato y observan a su querida Liga como líder solitario del torneo y entonces como que no hay mucho que reclamarle al cuerpo técnico.
La temporada para el Alajuelense es larga y cargada de partidos, pero para eso está la nómina reforzada hasta los dientes. Eso que manifestaron algunos jugadores erizos de que se encontraban cansados al final de sus partidos con Saprissa y Belén, por las cargas físicas arrastradas desde Pérez Zeledón en el juego inaugural y el propio clásico entre semana, suena a excusa, no barata, pero excusa al fin.
Contra Belén salieron de titulares los defensas laterales que no lo fueron ante el Saprissa: Salvatierra y Meneses. ¿De qué podían estar cansados?. Tampoco los defensas centrales, González y Palma, tuvieron que “matarse” en el clásico para detener la temible ofensiva morada. Pemberton no tocó bola en el segundo tiempo y la única que se le acercó, entró.
El mediocampo sí repitió: Sancho, Guzmán, Sarvas y Gabas, pero repitió porque Oscar Ramírez así lo dispuso. Perfectamente contra Belén, un equipo modesto, pudieron descansar tres o los cuatro y suplirlos con otros jugadores de la planilla rojinegra de calidad.
En lugar de Guzmán y Sarvas pudieron jugar Luis Miguel Valle, Cristian Oviedo o Jorge Davis; en lugar de Kevin Sancho, Carlos Clark o Jorge Gatjens. Digamos que Gabas es imprescindible. Y, si en algún departamento del equipo el Alajuelense tiene mano de obra de sobra es en zona de ataque: McDonald, Lagos, Sequeira, Alpízar, Minor Díaz, de manera que si el calendario presenta un recargo de partidos, toca al cuerpo técnico hacerle a la formación las variantes necesarias para que no se dé ese desgaste del que hablan, para justificar los apremios que han tenido en los cierres.

[email protected]