Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 3 Agosto, 2011


Tengo que ser sincero al manifestar que no vi jugar a Joel Campbell a tiempo completo con la Sub 20, en las dos etapas previas al Mundial que se juega en Colombia; solo lo miré por ratos y en ocasiones en los resúmenes habituales de cada uno de los partidos. De verdad que la actuación de Campbell en estas instancias fue sorprendente, sobre todo en el Premundial en Guatemala, donde Costa Rica amarró la clasificación.
No verlo jugar a tiempo completo, sino por ratos, puede conducir a tener un concepto equivocado sobre el verdadero potencial futbolístico de este muchacho que hoy está en la cumbre de la popularidad y supuestamente es pretendido por grandes clubes en todo el mundo.
Ya conocemos la novela con el Arsenal que parece ha tenido un final feliz, porque son más las personas que opinan que Campbell ya firmó el contrato, que las que creen que está esperando el final del Mundial para firmarlo, con este club o con otro.
Cuando vimos jugar a tiempo completo a Campbell fue en la Copa América y ahora, este primer partido del Mundial ante España, y honestamente no le vemos esa grandeza que le otorgan analistas y colegas de la parte geográfica del orbe que lo ha visto jugar.
Nos han parecido exageradas y sobredimensionadas las opiniones que se dan sobre la calidad y capacidad futbolística de este prometedor jugador, sobre todo la de algunos colegas costarricenses que lo han calificado como “futbolista de otro planeta”.
Quienes ya peinamos canas y contamos por razones de edad, con más parámetros para medir y comparar la calidad de juego de determinado jugador, en este caso específico de Campbell, me quedo con la velocidad, explosividad, verticalidad y gol, por ejemplo del cartaginés Wally Vaunghs, que en cada partido dibujaba en la cancha acciones mejores y más seguidas que las de don Joel el día de hoy.
Sinceramente, no vemos en Campbell ese monstruo futbolístico que retratan; el chico promete y punto. Ojalá me equivoque, pero no nos equivocamos cuando Diego Madrigal se fue a jugar a Paraguay. Recuerden lo que escribimos: “¿qué va a hacer este muchacho a Paraguay, si a diez kilómetros de distancia hay millones de negritos brasileños mejores, en espera de una oportunidad a más bajo costo? Ya vieron lo que sucedió.
¡Ojo con los agentes y representantes que todo lo inflan! ¿Verdad Keylor?

[email protected]