Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 28 Julio, 2011


¡Qué dichoso don Ricardo La Volpe!
Desde el 12 de julio por la noche, cuando la Selección Nacional perdió con Argentina en la Copa América, no hace absolutamente nada por el fútbol nacional y el próximo sábado seguramente se le van a depositar otros $50.000 en su cuenta personal, por su “trabajo” de este mes. Ni una gota de sudor derramada en una cancha, ni media hora de oficina y otros ¢25 millones o ¢27 millones que van a su cuenta.
Y conste que no es una crítica; no somos tan brutos para ignorar que la industria del fútbol se mueve así y que este ingreso de La Volpe es migaja, al lado de lo que reciben otros que viven de su misma profesión en naciones más desarrolladas.
Solamente repetimos… ¡qué dichoso!
Hubo un momento, difícil de encajar en que el planeta se volvió loco y los buenos atletas y deportistas empezaron a ganar millones de dólares en muchos casos, contando o poseyendo menores virtudes tácticas, técnicas, físicas o de otras índoles que sus antecesores. Pareciera que México 70 marca la pauta y el auge de la industria del fútbol se le debe a la televisión.
Sí, la televisión, uno de los mejores y peores inventos de la humanidad.
El aparatito que atonta y embrutece, que deshizo familias, que rompió los espacios en los hogares; que llenó de violencia a nuestros infantes, la pequeña pantalla transmisora de estupideces y de violencia en la mayoría de sus espacios, es la responsable de que la FIFA se convirtiera en la transnacional más poderosa económicamente del mundo y que sus dólares inundaran todos los espacios de sus asociaciones afiliadas.
El mar de dólares, el tsunami de billetes verdes envolvió clubes, federaciones y atletas y hoy miles de clubes en todo el universo están quebrados, pero miles de deportistas viven como reyes, muchos, sin merecerlo.
Cada minuto mueren centenas de niños de hambre; las fotografías de los niños esqueléticos de las zonas africanas las miramos de largo y pasamos la página.
Pero, nos detenemos a leer o escuchar con tonta emoción y hasta aplaudimos, lo que ganará el “Kun” si pasa al Manchester o Campbell si va al Arsenal.
Cuando se conocen las cifras de estos traspasos, el que La Volpe se embolse $50.000 sin hacer nada en un mes, deja de ser noticia. Es más, no sé todavía por qué empecé a escribir esta Nota de algo que no es noticia. ¿Será que no tenía tema?

[email protected]