Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 9 Julio, 2011


Analizando el atractivo juego de Costa Rica ante Bolivia, volvemos a caer en la cuenta de enfocarnos en un tema que hemos tratado infinidad de veces y que tiene que ver con conocer, si a la Selección Nacional no le conviene o le va mejor, desarrollar y promover un fútbol basado en la técnica y velocidad de sus futbolistas que la tienen y no en la potencia física que escasea.
Costa Rica rompió a Bolivia gracias a la velocidad que le imprimieron al juego Joel Campbell, Josué Martínez y Allen Guevara, con un fútbol picante, vertical y explosivo que es casi imposible observar cuando juega, por ejemplo, Alvaro Saborío.
Y esto no es responsabilidad de don Alvaro.
Simplemente que cuando se juega con solo un delantero y este es Saborío, el técnico de Costa Rica monta y planifica una estrategia diferente. Impera y se propicia el juego aéreo, el pase largo, en procura de que la potencia física del ariete se imponga.
Parece que a Costa Rica le conviene más bajar la pelota, moverla y penetrar a ras del zacate, con jugadores hábiles en ese aspecto técnico, como los tres mencionados, a los que podemos agregar a Marco Ureña, Bryan Ruiz, Randall Brenes y otros pocos.
El bicampeón nacional, Alajuelense basó su éxito en la picardía y explosividad de su línea de ataque; McDonald, Argenis, Guevara, Ureña cuando estaba, Leandrinho.
Vimos cómo el goleador Cristian Lagos, alto y potente como Saborío se quedó sin protagonismo. Ahora, llega Fernando Sequeira, más parecido a Lagos que a McDonald, a ver qué pasa. Tampoco Minor Díaz es un delantero veloz. Es eficaz, pero no veloz.
Pero, retornando a la tricolor, no solo aprenden los jugadores del maestro Ricardo La Volpe, sino que a la inversa, el profesor debe aprender y asimilar lo que le dictan sus discípulos y de cara a la eliminatoria mundialista, perfectamente el técnico argentino se puede inclinar por presentar un seleccionado bien distante del que arrancó en la Copa Oro y que se asemeje más al que está jugando buen fútbol en Copa América.
Y cierro como abogado del diablo.
¡Excelente Campbell!
Pero, me parecen sobredimensionados y exagerados los conceptos y calificaciones derivados de su partido ante Bolivia. Hay hambre y urgencia en la prensa deportiva internacional de ídolos y de un muy buen partido de un muchacho, sale publicitada toda una odisea que en verdad, no fue tan majestuosa.

[email protected]