Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 4 Julio, 2011


En el campo deportivo, doña Laura Chinchilla rechazó la voz de la mayoría del pueblo, que pedía una continuidad de los altos mandos que trabajaron en forma excelente en la administración anterior. Sobre todo, que cargaron con la enorme responsabilidad de colaborar con los obreros y profesionales chinos en la construcción del nuevo Estadio Nacional.
Los buenos gobernantes no pueden rechazar la voz del pueblo y en el sector deportivo la gobernante la rechazó. Igual hizo en otros sectores, cuando no supo seleccionar a las personas idóneas y correctas, de ahí el desplome de su gestión con solo un año de estar al mando.
Voté por doña Laura y muy rápido me decepcionó.
Se me cayó del pedestal al anunciar su gabinete.
En campaña la promocionaron como mujer firme y honesta.
También parece terca que es defecto y virtud.
Por la relación de sangre que tengo con quien comandó el sector deportivo en la administración anterior, puede que suene pretencioso lo que escribo, pero estoy seguro que cuando desoyó la voz del pueblo que en su momento inundó las redes sociales solicitando la continuidad de la dirigencia deportiva, dio un paso en falso gigantesco que igual se le cobra en las encuestas, aunque los gobernantes crean que lo que opine la gente cercana al deporte no tiene mayores consecuencias.
Lo grave fue que el yerro gigante que cometió en deportes, lo repitió en otros ministerios, de ahí su derrumbe. Es fácil deducir que la decepción que siente un periodista deportivo con cuarenta años de carrera, conocedor del entorno y de los personajes y personajillos que lo componen, al comprobar que fueron separados funcionarios responsables y honestos, para dar paso a personas que solo la mandataria “conoce” como preparadas para cargos relevantes en el deporte costarricense, esa decepción se repite entre los ciudadanos en otros sectores, lo que lleva al repudio en las encuestas.
Lástima que quienes tenemos el privilegio de contar con espacios para opinar, no podemos contar las historias verdaderas de algunos de los personajes que hoy mandan en el deporte costarricense. Nos acusan por injurias o difamación.
De ahí la frustración que se siente cada día que pasa, que por un capricho se rompió y se cortó de tajo un trabajo de cuatro años en el sector deportivo que la población apoyó, para dar paso al amiguismo, la sacada de clavo y la improvisación.

[email protected]