Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 25 Junio, 2011


Hace muy pocos días escribí una Nota donde expresé sentirme impresionado por el respaldo que la afición le da al trabajo de Ricardo La Volpe; todo esto fue antes de la Copa Oro y luego de que la Selección Nacional fracasó en su intento de ganar Uncaf.
Terminada la Copa Oro con un nuevo fracaso para la tricolor, la prensa deportiva hace cuestionamientos sobre la labor del argentino y de nuevo las redes sociales se inundan de manifestaciones de apoyo al timonel.
Pero, el error es que los cibernautas, combinan la crítica a La Volpe con un pedido expreso e inexistente en nuestro caso de que lo quiten, separación que nunca hemos solicitado. Nadie está pidiendo que separen al entrenador; se cuestionan decisiones técnicas y tácticas y modos de comportamiento extra fútbol, con el fin de que el arisco estratega trate de mejorar en algunas cosas, precisamente para que no tenga que marcharse.
En las redes sociales nos piden paciencia, prudencia y tolerancia con el trabajo de don Ricardo y nos recuerdan cada dos palabras que está en un proceso; que lo dejemos armarse y terminarlo. Todos queremos lo mismo, pero ese amor, afinidad y lealtad de los aficionados, no puede tenerla el periodista. Su misión es otra.
No es “joder”, es orientar.
Colegas nuestros han desnudado las contradicciones del argentino en su trabajo.
El laureado timonel se escuda y justifica en frases idénticas a las que en su momento pronunciaron técnicos que al rato fracasaron.
Eso que dice de que no es un mago, es la frase más trillada, aburrida y desgastada en el mundillo de los directores técnicos de todo el planeta.
Los aficionados se molestan porque la prensa busca que don Ricardo cambie un poco su congelada relación con el entorno; prensa y campeonato local. Nos recuerdan que ya lo conocíamos y que ya sabíamos como era.
Pero también La Volpe conocía de memoria la calidad o falta de calidad de los futbolistas costarricenses. Ya los había enfrentado en eliminatorias.
¿Entonces, por qué se quejó de que sus pupilos no saben jugar al fútbol ni manejan los fundamentos del juego, después del primer entrenamiento?
¿Qué dicen los aficionados que lo apoyan de esto?
Resumamos: el 99% de la prensa deportiva sigue apoyando a La Volpe; nadie pide que lo quiten, pero los periodistas tenemos el deber de advertir sobre ciertas incongruencias y deficiencias que se han hecho evidentes en su trabajo.

[email protected]