Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 22 Junio, 2011


Ricardo La Volpe tuvo que esperar a que terminara la participación de la Selección Nacional en la Copa Oro, para empezar a hablar de un posible plan B en el centro del ataque, no sabemos, y esto es preocupante, si por el fracaso de Alvaro Saborío o porque no puede llevarlo a la Copa América.
Lo cierto es que empezó a plantear una posibilidad que en esta Nota la hemos analizado muchas veces, la última el pasado fin de semana y que no es nada del otro mundo ni nada que no haya sucedido con anterioridad.
El argentino nos viene a vender espejitos multicolores al anunciar la posibilidad de adelantar a Bryan Ruiz al centro del ataque o juntarlo más con Saborío en la eliminatoria, dado que ninguno viajará a la Copa América.
Cuando comentamos lo dramático que le resultaba al fútbol costarricense tanta dependencia de un delantero centro limitado técnicamente como don Alvaro, reconociéndole al ariete siempre su valioso trabajo táctico como contenedor de potentes defensores centrales, los últimos: Chávez y Bernardez de Honduras, hablamos de la urgencia de un plan B del cuerpo técnico en ofensiva.
Y no vemos otro más viable que cambiar potencia física por velocidad.
Si va a continuar con Saborío, tiene que ver cómo le junta no solo a Bryan Ruiz, sino a Marco Ureña. Costa Rica tiene que contar con un tridente ofensivo similar, por lo menos en ubicación e intención de juego al de México, que lo forma con Dos Santos, Guardado y el Chícharo.
Varios técnicos costarricenses que defendieron el trabajo de Saborío en Copa Oro, argumentan con peso y razón, que una de las causas para que se viera tan mal, fue la falta de acompañamiento. No hubo forma de juntar a Ruiz, Bolaños y Alvaro cuando se jugó con solo una punta o a Alvaro con Ureña cuando se jugó con dos.
Pero, lo atractivo sería que el plan B contemplara quitarle la titularidad a Saborío y empezar a jugar la eliminatoria con un tridente pícaro y veloz que perfectamente podrían completar Bryan, Ureña y Campbell. Cristian Bolaños podría ser el número 10 y jugar con dos volantes recuperadores, una posición en la que naufragó Celso Borges y en la que se añoró a Michael Barrantes.
Recordemos que Bryan Ruiz empezó en la Liga como “nueve” y perfectamente puede serlo en el seleccionado; es una opción fácil y viable, que Cristóbal Colón La Volpe nos quiere hacer aparecer como novedosa o de su creación.

[email protected]