Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


NOTA TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Martes 31 mayo, 2011



Sigamos con la Selección Nacional.
Yo no sé si los aficionados o los periodistas tenemos derecho a conocer las interioridades del “proceso” o eso compete exclusivamente a la dirigencia.
Digo esto porque en los pocos partidos que ha jugado la tricolor, uno observa un buen comportamiento de algunos jugadores en la cancha, desde un punto de vista “lego”, y sin embargo, varios de esos futbolistas que jugaron bien, son desenchufados para siguientes partidos o del todo.
Pienso en Randall Azofeifa, quien incluso fue nombrado capitán en un juego y lo hizo muy bien; en Michael Barrantes, en Michael Umaña y en Roy Miller, por citar a cuatro de la legión.
Alguna razón que no trasciende tendrá el señor La Volpe para no convocarlos.
¿Se debe a problemas con los clubes en los que juegan en el extranjero?
Estamos claros de que el cuerpo técnico no está en la obligación de informar al público ni mucho menos dar explicaciones de por qué convoca o no cita a algún futbolista, pero entonces se expone a los rumores y las conjeturas.
Directa o indirectamente el fabuloso salario del entrenador de la tricolor sale del bolsillo de los ticos, que entonces merecen alguna consideración.
Hace pocas semanas, el yerno del técnico, Claudio Davino y Jafet Soto se fueron a Europa y visitaron varias ciudades y clubes donde juegan los ticos para analizar la situación y ver cómo estaba la cosa para Copa Oro y Copa América; la conclusión de ese viaje fue que Bryan Oviedo y Marco Ureña no vinieron al partido contra Nigeria y que Bryan Ruiz y Cristian Bolaños venían lesionados o sobrecargados físicamente.
El aficionado y la prensa analizan esto con asombro, pero nada trasciende.
Si los legionarios no pueden venir o van a venir cansados… ¿cuando van a foguearse?
¿Qué fue entonces lo positivo o las ganancias para la Selección Nacional de ese viaje de los dos asistentes técnicos a Europa?
Por lo sucedido contra Nigeria, casos de Ureña, Oviedo, Ruiz y Bolaños, solo como un fracaso se puede calificar la hermosa excursión por el Viejo Continente, que terminó Soto en el concierto del Buki, la noche de la final del campeonato. Suponemos que Davino, al igual que su suegro, tampoco asiste a nuestros estadios.
Otro tema: ¿qué es la bronca con Alvaro Sánchez?
¿Cómo un equipo que no tiene transición entre su retaguardia y su ataque, se da el lujo de descartar al mejor diez del campeonato?

[email protected]