Logo La República

Domingo, 18 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


NOTA TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Martes 24 mayo, 2011



El último golpe es el que produce más efecto.
Oscar Ramírez como técnico del Alajuelense, le gana la final a Daniel Casas, entrenador de San Carlos, en dos partidos donde el trabajo del manudo, es muy superior al del norteño.
La Liga gana el campeonato.
Oscar es el triunfador, Daniel el derrotado.
¿A quién se le ocurre entonces darle el premio de mejor técnico del año a Casas?
Lo que sucede y esto hay que pensarlo muy bien y reflexionar sobre el asunto, es que la comisión de la Unafut que seleccionó a los ganadores en diferentes categorías, premia el trabajo de toda la temporada y no el trabajo específico de los dos juegos de la final.
Se seleccionan a los mejores de la temporada; no a los finalistas.
Se supone que los finalistas fueron los mejores y que el campeón es el mejor, pero esto no siempre es cierto.
Podría ser, no lo afirmo, que durante toda la temporada, la labor de Casas en un equipo con una nómina más débil que la del Alajuelense, pudo ser mejor que la de Ramírez. Yo no lo veo así; me parece que el premio lo merecía el “Machillo”, pero no deseo abandonar esa otra posición.
Durante el desarrollo del torneo, hubo etapas donde la labor de Ramírez fue cuestionada, mientras que solo alabanzas se daban al trabajo de Daniel.
Analizándolo fríamente, podría considerarse más meritorio que Casas haya instalado en la final a San Carlos, que Oscar a la Liga.
Lo que queremos dar a entender es que el solo hecho de ganar el campeonato, no significa que el entrenador de ese club sea el mejor del año. Se deben repasar y revisar otras aristas.
Similar sucede con la selección del mejor futbolista; como el Herediano no fue finalista, ni campeón, se quiere desmerecer la escogencia de Marvin Obando como el mejor jugador. Otros lo descalifican porque no ha sido seleccionado nacional.
Esto último no es culpa ni responsabilidad de Obando; en la cancha ha hecho méritos de sobra para que Ricardo La Volpe se fije en su juego y eso lo hemos resaltado cada vez que analizamos el trabajo de Marvin en nuestra columna “Así los Vimos”.
Hemos clamado para que lo lleven a la tricolor, sin éxito.
Pero igual; nos parece que el mejor jugador del campeonato fue Pablo Gabas; sin embargo, la regularidad de Obando, su continuidad y aporte al juego del equipo, igual lo hacían candidato. Rechazar ad portas el premio a Marvin no es justo.

[email protected]lica.net