Logo La República

Martes, 30 de noviembre de 2021



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo gpandolfo@larepublica.net | Viernes 29 abril, 2011

Gaetano Pandolfo

A San Carlos no le sienta el color morado.

Los toros no pueden contra el Saprissa.

Embisten sin dificultad las capotas rojas; las azules; las amarillas, pero los cachos pasan recto si el torero lo desafía con bandera morada.

Perder con Saprissa en San Carlos fue un pésimo resultado y si bien es cierto en toda competencia deportiva se producen resultados milagrosos, su propio concepto lo dice; los milagros son escasos. Normalmente ceden a la lógica y esta señala que el Saprissa, en instancias finales, es enemigo letal.

Los seguidores del Alajuelense recuerdan con dolor y frustración, aquel juego de vuelta en Tibás cuando el Saprissa, sin despeinarse y en 20 minutos, le dio vuelta a un resultado adverso de 2-0 acarreado del Morera Soto.

Grandes equipos como Herediano, Cartaginés y Puntarenas en su mejor momento, sucumbieron en “La Cueva” en el juego de vuelta, tras llegar con un resultado favorable.

Y es que el Saprissa, además de su calidad, lleva una ventaja que en lo personal, como periodista deportivo, me ha costado asimilar o poder comprender, porque lo considero un enigma, un misterio, un tema de difícil explicación.

Es este.

¿Por qué el Saprissa es el único equipo del campeonato y lo ha hecho a través de muchas temporadas, que aprovecha y mete y mete goles en jugadas de bola muerta?

Recordemos que con Guimaraes y Medford, los morados fueron campeones con un altísimo porcentaje de anotaciones que llegaron por la ruta del tiro libre o el tiro de esquina.

¿Será asunto de pizarra? ¿Será asunto de suerte? ¿Será por la habilidad de Walter Centeno? ¿No es que un tiro de esquina lo lanza cualquiera?

Y tocamos este tema porque fue un tiro libre el que sentenció a San Carlos el pasado domingo, el pase largo de Pupy López a la cabeza de Douglas Sequeira; fue un remate de cabeza de José Mena a tiro de esquina del Paté el que hundió al Santos en la jornada previa y entonces, basta una jugada de bola muerta en Tibás este domingo, para que se terminen todas las buenas intenciones de Daniel Casas y sus discípulos.

Jugar una semifinal en el Ricardo Saprissa con el marcador en contra y conociendo todo el plantel de la visita, este argumento letal que suma el Saprissa en su libreta de aniquilaciones, pone a los toros contra las cuerdas.

Pero… recuerden… hay milagros, pocos, pero existen.


NOTAS ANTERIORES


¡Pronta recuperación Maestro!

Lunes 15 noviembre, 2021

La Nota de Tano no se publicará en los próximos días por complicaciones de salud de nuestro columnista,






© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.