Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 15 Marzo, 2011


De pronto y sin que muchos de sus miles de seguidores se dieran cuenta, el Deportivo Saprissa está a 360 minutos de asistir a su segundo Mundial de Clubes, competencia en la que escribió historia cuando asistió por primera ocasión.
El Saprissa es el equipo de Concacaf que ha llegado más largo en esta distinguida competencia, que es de relieve porque juegan en ella los clubes campeones de las distintas confederaciones de la FIFA.
Aunque asisten muchos “queques”, la verdad es que al final y para sobresalir, hay que vérselas en semifinales y finales con dos de los mejores equipos del mundo, llámense Barcelona, Internazionale, Manchester United, Bayern Múnich, Boca Junior, River Plate, Santos, Corinthias, Flamengo, Nacional o los que sean.
Clasificado para las semifinales de este torneo, los morados juegan hoy en Utah contra el Real Salt Lake, club donde milita quien fuera uno de los máximos artilleros precisamente del Saprissa, Alvaro Saborío.
La presencia de “Sabo” o “Sabogol”, o “Asesino del área” como lo califica el preparador físico de los morados, Marcelo Tulvobitz, sin duda es una de las atracciones de esta confrontación, la que se acrecentará cuando Saborío venga a Costa Rica al juego de vuelta, que bien podría tener como magno escenario la grama del nuevo Estadio Nacional.
Con el “corazón partío” como lo narra la bella canción de Alejandro Sanz, que luego el mítico Julio Iglesias la echó a perder con una versión horripilante, Alvaro Saborío deberá pasar por un sendero donde lo podrán esperar la experiencia, calidad, elegancia y veteranía de su gran amigo y compañero Víctor Cordero; puede que le toque pegar con Roberto Wong, quien no le dará trato preferencial, pues jamás jugaron juntos en el equipo; quizá se las vea con el novel Oscar Duarte, una de las revelaciones de la retaguardia de Tibás; también lo puede marcar de estampilla José Mena, alto, joven y potente o puede que lo esperen las garras y tenazas de Gabriel Badilla, un defensor guerrero, quien tampoco creemos le guarde a “Sabo” mucha consideración.
Muy cerca, pero muy cerca de competir en un segundo mundial de clubes, a pocos metros de la meta, el Saprissa juega en Utah uno de los partidos más relevantes de su rica historia. El 95% de los costarricenses está con Saprissa; un 5% de acérrimos fanáticos de la Liga, lamentablemente no. La pasión los ciega.

[email protected]