Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 10 Febrero, 2011


Con los porteros no hay problema.
El fútbol costarricense es generoso en este departamento desde 1921 hasta el 2011; con Keylor Navas o Donny Grant, estelares en los últimos juegos de la tricolor, la Selección Nacional no resiente limitaciones.
Anoche a Keylor lo perforaron a quemarropa por un par de desatenciones de sus defensores centrales. Por lo demás, estuvo bien.
Seguimos contrarios al experimento de ubicar a José Cubero como defensor central. Uno de los puntos flojos de Costa Rica en el juego contra Venezuela se presentó en esa yunta de Cubero con Darío Delgado y el segundo gol venezolano lo retrató de cuerpo entero.
Dennis Marshall de nuevo bien, aunque igual lo madrugaron en el primer gol de Rondón, quien le robó espalda y billetera; positiva la titularidad de Bryan Oviedo por el carril izquierdo con muchísima más presencia ofensiva que su antecesor, Roy Miller. Eso sí, marca mejor Miller que Oviedo, pero ataca mucho más el mundialista en Egipto, actor ayer de varios trances ofensivos interesantes, que incluyeron su espléndido remate cruzado para el primer gol.
En este caminar de Ricardo La Volpe, que suma la Uncaf y el fogueo de ayer en Venezuela, y por lo actuado, no parece mala idea dejar a Oviedo con el carril izquierdo y aprovechar la estatura de Roy Miller para que juegue como central, junto a Darío y Marshall en línea de tres o Myrie, Marshall, Miller y Oviedo en línea de cuatro.
Como lo analizábamos al terminar la Uncaf, algo busca La Volpe con la conexión Myrie-Cubero, por el sector derecho de la retaguardia criolla.
Contra Venezuela, Randall Azofeifa imitó las funciones de Celso Borges, incluso fue también el capitán y lo hizo muy bien. El ahora “turco” fue uno de los puntos altos del equipo, junto con Cristian Bolaños y Marco Ureña. Incluso Randall “Chiqui” Brenes que completó el cuarteto de jugadores en posiciones ofensivas fue un buen complemento y se lució con un par de taponazos lamentablemente desviados.
No se le ganó a Venezuela y se tuvo todo para lograrlo, paquete que incluye la ventaja en el marcador en dos ocasiones; final caliente por la expulsión de nuestro entrenador; bien elaboradas las anotaciones costarricenses y lamentables despistes en los goles del anfitrión, ambos gestados en pases largos que con una defensa concentrada, no debieron llegar a las piernas del efectivo Rondón.

[email protected]