Logo La República

Viernes, 14 de diciembre de 2018



NOTA DE TANO


NOTA TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Lunes 07 febrero, 2011



En Diario Extra, el periodista Ariel Chaves Rodríguez está empeñado en ensuciar el nombre de Osvaldo Pandolfo Rímolo con el tema de la inauguración del Estadio Nacional.
Tienen su rato de publicar una cadena de reportajes sobre este evento y por más vueltas y revueltas que les dan a las publicaciones, enredadas, repetitivas, confusas, distorsionadas y poco claras, enlodan personas y empresas con una facilidad pasmosa y cuando estas aclaran y desmienten, el enredo se hace peor.
Al inicio todo apuntaba a que Osvaldo Pandolfo hizo un chorizo con la agencia de publicidad JBQ; entre líneas se ha querido dejar entender con varios artículos, que el ex presidente del Consejo Nacional de Deportes y ex viceministro de Salud, máxima autoridad deportiva en el gobierno anterior, le “regaló” a esta agencia de publicidad los derechos para que hiciera el gran negocio en la inauguración del coliseo.
Casi al unísono, un grupo de funcionarios corruptos, con la anuencia de periodistas de quinto nivel que los apoya, se dejaron decir que Pandolfo se vendió a JBQ a cambio de una asesoría que se supone bien pagada.
Cuando Pandolfo, lo mismo que los propietarios de la agencia de publicidad, se presentan ante el firmante de estos artículos para aclarar y desmentir, las nuevas publicaciones enredan más las cosas y a la fecha, después del novelón que montó don Ariel, no se ha podido aclarar nada. Sigue la nebulosa tapando el aire puro.
En el último intento de poner a Osvaldo Pandolfo como un “choricero”, una publicación de Chaves dice que este funcionario mintió cuando aclaró que a la par de JBQ, otras empresas retiraron las ofertas para licitar por los eventos de la inauguración del Estadio Nacional.
Que después estas empresa no hayan participado en la licitación, no es problema del funcionario. Todo tuvo el aval de la Contraloría General de la República y el cartel fue publicado como dictan las leyes en el diario oficial La Gaceta.
Acostumbrados algunos a la corrupción del funcionario público, les cuesta entender que hay otros, como Osvaldo Pandolfo, que pasaron por la función pública para servir y no servirse, con una hoja de vida limpia, responsable, intachable, heredada de valores familiares muy profundos, que no es cualquier “refritero” el que va a ensuciar.

[email protected]