Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 27 Enero, 2011


Hay mucho tiempo para seguir analizando a la Selección Nacional.
Pasemos a comentar el Barrio México-Alajuelense.
Todo el mérito y los aplausos para Marvin Solano, el director técnico del Barrio.
A este estratega del fútbol nacional, sus patronos le desmantelaron el equipo; vendieron a seis o siete de sus mejores figuras; por si fuera poco se le lesionan cuatro titulares de primer nivel: Luis Venegas, Tomás Quesada, Leonardo Li y Verny Scoot, y su único delantero nato, Anderson Andrade, se fue para Europa esta semana.
Con este panorama, esperaba al campeón nacional invicto, Liga Deportiva Alajuelense.
Como para salir en carrera.
Sin embargo, y como ha sido costumbre en el equipo canela desde la temporada anterior, en ningún partido y por más pintado que sea el adversario, el cuadro de la franja roja mete el bus o busca empatar los partidos.
Siempre juega de tú a tú, cara a cara, de frente y con honestas propuestas de juego, y ayer en el Cuty Monge no fue la excepción.
Desde el principio del partido, Barrio México no dejó que la Liga le pasara por encima; con jugadores sólidos como los hermanos Scott, Willy Eras y Roberto Segura, otros bien dotados técnicamente, como Juan Diego Madrigal, Chico Flores y Hansel Arauz, una de las revelaciones de este campeonato, la limitada formación de la barriada jugaba de tú a tú con los monarcas cuando estos abrieron la cuenta.
En el vestuario, con el 0-1 en contra, Marvin Solano empezó a montar su estrategia que se inició con el ingreso de Juan Carlos Armijo y siguió con la entrada de Walter Chévez.
El Barrio se juntó y empezó a tocarla; todos en el Cuty Monge notamos el cambio. Sin embargo, Argenis en linda acción individual metió el 2-0 cerca del minuto 70.
Todo pintaba rojinegro, pero Chévez, Arauz, Armijo y Scott, seguían tocándola, por la derecha y por la izquierda. Salvatierra y Meneses pegaban duro para frenarlos; había salido Elías Palma y Josué Mitchell olfateó espacios.
Arauz picó, penetró, sostuvo, quitó y falta de Christopher.
Penal, descuento y derrumbe.
Habilidosos, técnicos, desafiantes y motivados, los chicos del Barrio se les fueron encima a los consagrados, los irrespetaron y les pasaron por encima. Ellos ganaron en la cancha. Antes, en la pizarra, ya había triunfado y con creces su mentor: Marvin Solano.

[email protected]