Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 26 Enero, 2011


Algo buscó Ricardo La Volpe por el sector derecho del seleccionado, que no sabemos si al final lo encontró, pero fue el sector donde ejecutó más movimientos y en el que involucró a más jugadores.
Mientras por el carril izquierdo Roy Miller estuvo inamovible y delante de él se dieron escasos movimientos tácticos, en la otra franja fueron actores Dave Myrie, José Cubero, Heiner Mora y Cristian Gamboa. Incluso podemos agregar a Allen Guevara.
Cuando se jugó con línea de cuatro, Myrie fue el marcador de punta por la derecha: cuando se jugó con línea de tres, en ocasiones se alternaron Cubero y Myrie al lado de Delgado y Marshall. En lo personal, una de las mayores interrogantes de la estrategia de La Volpe tiene que ver con Cubero. Lamentablemente no se pueden analizar correctamente los partidos mirándolos por la televisión.
Me quedé sin apreciar y valorar las funciones de Cubero, pero fue notorio que el hábil mediocampista del Herediano fue “sacado” de su posición habitual.
Lo “normal” hubiera sido mirar y dejar accionar por la derecha a los típicos jugadores que habitualmente juegan ahí, como Myrie, Mora y Gamboa y que José Cubero hiciera mancuerna con Celso Borges en la medular, como lo hicieron precisamente Borges y David Guzmán en el primer partido, antes de que el morado se lesionara.
En el campeonato nacional, Cubero y Guzmán cumplen funciones similares; en la Uncaf a Cubero le encargaron otras tareas.
En el debut de Costa Rica en Panamá, Gamboa jugó delante de Myrie y Pedro Leal delante de Miller; mientras La Volpe siguió insistiendo con Gamboa, a Leal no le dio mayores oportunidades.
Reitero que algo en lo táctico buscó el argentino por el sector derecho del equipo; solo el cuerpo técnico sabrá si lo encontró.
Por el sector izquierdo, del medio campo hacia delante, hubo dos jugadores que tuvieron muchos minutos para mostrarse: Randall Brenes y César Elizondo. De características similares, el goleador del Cartaginés fue un punto positivo en el engranaje del grupo y Elizondo fue de más a menos en mucho por su exceso de individualidad, aunque por ser un debutante en los procesos de la tricolor, tampoco naufragó.
El fútbol de estos jóvenes: Myrie, Cubero, Gamboa, Mora, Leal, Elizondo, fue más bueno que malo; fue mejor lo que hicieron que lo negativo y este es un segundo punto positivo de la presentación de Costa Rica en la Uncaf.

[email protected]