Logo La República

Jueves, 21 de febrero de 2019



NOTA DE TANO


NOTA TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Miércoles 22 diciembre, 2010



Herediano cerró el chinamo y se fue para la casa.
Liga Deportiva Alajuelense siguió trabajando.
Un club dejó todo tirado.
El otro, madruga para defender la corona.
Orlando de León está en el limbo.
Solo sabe que no sabe nada.
A Oscar Ramírez, la directiva del equipo le dio un refuerzo de lujo: Jonathan McDonald.
Además, nunca vi a Keylor Navas con aretes.
Se convirtió en el mejor portero del país y jamás perdió su equilibrio emocional.
Mostró madurez desde el primero hasta el último de sus partidos en Costa Rica.
Hoy juega en Europa.
Por ahí observé a una gran promesa del fútbol nacional, colega de puesto de Navas, con un arete en cada oreja.
Está en su derecho.
Es parte de su vida privada.
¿No cuelga acaso uno Hernán Medford?
¿No utiliza dos Maradona?
¿Por qué él, no?
Pregunto…
¿Leonel Messi usa aretes?
Uno de los mejores jugadores del Herediano en la final ante la Liga, terminado el partido ni se inmutó.
No secó ninguna lágrima; no se quejó de mala suerte; no le dolió el alma, como a su entrenador. Simplemente dijo: “yo jugué bien, yo fui el mejor, yo hice todo lo que pude.
Estoy libre, escucho ofertas y daré prioridad al Herediano”.
Punto.
Por lo sucedido al día siguiente de que terminó la final, al Herediano le costará muchísimo ganar el siguiente campeonato. Administrativamente, ese club está al garete.
Junta dudas e interrogantes.
Don Orlando dijo que se iba y ya no quiere irse. Tiene contrato firmado hasta junio.
Mario Sotela publicó en la prensa en su momento, que aun con el título de campeón, De León se marchaba.
Alejandro Giuntini fue anunciado en varios medios de comunicación como nuevo técnico de los rojiamarillos, mucho antes de que el equipo llegara a la final.
¡Bonita Navidad disfrutarán tantas personas vinculadas en esta incertidumbre!
Una dirigencia seria y no alocada emocionalmente, se reúne el lunes en el Rosabal Cordero y tras analizar los dos partidazos del equipo en la final y reflexionar que estuvo a dos minutos de ser campeón, renueva a todo el cuerpo técnico y a toda la nómina. Busca un par de refuerzos o tres y tiene de nuevo al equipo como candidato al título.
Lamentablemente, nada de esto sucederá.
El Herediano, en enero, empezará a convertirse en un nuevo Liberia Mía y lógicamente, tendrá idéntico destino.
No hay duda que con esa final de ensueño que jugó el “team”, era merecedor de mejor suerte.

[email protected]