Logo La República

Viernes, 18 de octubre de 2019



NOTA DE TANO


NOTA TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Sábado 04 diciembre, 2010



Aceptar un puesto público para el cual no se está profesionalmente preparado, es un acto de corrupción.
Para ser corrupto no es preciso cometer actos corruptos.
Lamentablemente, los tres poderes de la República, están repletos de funcionarios que aceptan ministerios, diputaciones, puestos en instituciones autónomas y jefaturas judiciales sin contar con trayectoria personal en los campos específicos en los que son nombrados.
En este sentido, las universidades de garaje con su festín de doctorados y maestrías, otorgadas al vaivén de la cancelación de matrículas y mensualidades, cargan con mucha responsabilidad en esta descomposición generalizada de nuestro país.
El deporte costarricense no escapa a esta enfermedad.
Han llegado a posiciones de mando personajes que cuando se repasan sus antecedentes, producen dudas y escalofríos.
Se le dio poder a la gradería de sol y quien lo otorgó no asume su cuota de responsabilidad. Esta en otras cosas porque el deporte no forma parte de su agenda diaria; nunca fue, ni será prioritario.
Qué interesante resulta entonces, repasar los caminos y comprobar los comportamientos, conducta y la forma de proceder de quienes asumen una función sin estar preparados para cumplirla: es idéntico.
Atacan a sus antecesores y rompen todo vínculo con ellos.
No tienen tolerancia, ni inteligencia, para buscar transitorios.
Lo bueno se inicia con ellos y el pasado no existe, ni sirve.
Y desde luego, lo más importante, se aprovechan del puesto ante el futuro incierto.
Los funcionarios que tienen capacidad para cumplir con un puesto público, lo primero que hacen es trabajar.
Los que no la tienen y asumen posiciones de poder y mando sin credenciales personales, conocedores en su fuero interno de sus propias limitaciones, procuran aprovecharse de su nueva función y como dicen por ahí: sacarle el jugo mientras dure.
En este sentido, los viajes gratuitos al extranjero son el manjar apetecido, locura colectiva del tico y por eso no se bajan de los aviones.
En el sector deportivo existen funcionarios que por lo menos una vez al mes se trepan al avión, con destinos de ida y vuelta agradables y placenteros: Puerto Rico, Cancún, Acapulco, Belice, Mónaco, París, Madrid y otros, entre el 8 de mayo y 8 de diciembre.
¡Qué sabrosera!
Puede que terminen su mandato; puede que se retiren antes. ¡Qué importa!
¿Alguien les quitará lo bailao?

[email protected]






© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.