Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 27 Noviembre, 2010


Un equipo supuestamente modesto, señalado de antemano como pan comido para sus rivales más poderosos, casi “colado” en las semifinales del campeonato y que las afronta en su primer partido con cuatro o cinco de sus futbolistas estelares en la banca, lo pone a uno a pensar si de verdad es tan débil o fácil.
Santos de Guápiles dejó en reserva para enfrentar al Herediano a Henry Fajardo, seleccionado por Ricardo La Volpe en su primera convocatoria; Crisanto Esquivel, ex seleccionado nacional; a su capitán Saúl Phillips y a su goleador Fernando Sequeira. ¡Vaya lujo en equipo chico!
Y le alcanzó para derrotar a una de las nóminas más potentes del torneo.
Esto quiere decir que los guapileños tienen planilla para indigestar a los florenses en el juego de vuelta; basta repasar la formación titular que Henry Duarte colocó el pasado miércoles para darnos cuenta todos de que ahí hay muy buen equipo.
Desde luego que Orlando de León, sus jugadores y la fanaticada del Herediano están muy seguros de que sabrán darle vuelta al resultado. Lo que acaba de suceder con un equipo en el papel más fuerte que el santista, el subcampeón nacional, San Carlos, aniquilado en el Rosabal Cordero en un santiamén con una ventaja mayor que la guapileña, da pie a la confianza de los rojiamarillos.
Soy honesto al escribirlo, pensé en su momento que San Carlos, después de su victoria 2-0, eliminaría al Herediano. Craso error.
Entonces, no se puede aventurar y afirmar que Santos sí lo va a lograr. Lo que sucede es que cuando los equipos llamados a ser vencidos son los que vencen, obliga a que los aficionados los vuelvan a ver y cuando uno como periodista vuelve a ver al Santos, se da cuenta de que su nómina no es ningún pastel.
Termino con una sugerencia ya comentada en otros círculos.
¿Por qué, para hacer ver un poco más justa la conquista del título, una vez clasificados los ocho equipos y jugados los cuartos de final que dejan vivos a solo cuatro de ellos, en este caso Santos, Cartaginés, Herediano y Alajuelense, no juegan estos una cuadrangular a dos vueltas todos contra todos?
Esto evitaría un poco esa injusticia de ver al mejor equipo de un campeonato, ser eliminado simple y llanamente porque tuvo una mala jornada.
Ocho, cuatro y cuadrangular: (es menos “pior”).

[email protected]