Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 13 Octubre, 2010


Miguel Agüero, el autor de la famosa “Machaca” es un saprissista de hueso colorado, pero al igual que los contenidos de su página, gusta de decir verdades y también de joder.
La semana pasada publicó una nota en el guión de su bichito que tituló “Estímulo” y que dice:
…“Roy Myers, entrenador del Saprissa, es todo un experto en estimular a sus jugadores.
…Cuando le preguntan por el mal andar del equipo morado, responde que ‘ya no tenemos los grandes jugadores de antes’”.
…O sea, que los de ahora son malos.
…¿Qué pensarán los actuales jugadores del club?
Me parece que don Miguel, y miles de saprissistas que seguro piensan como él, en lugar de lanzar esa última pregunta, deberían honestamente analizar si lo que manifiesta Roy Myers es falso o verdadero.
Porque la respuesta es absoluta y única.
¡Verdadero!.
Con la venta ininterrumpida que ha hecho la dirigencia del Saprissa, ordenada por su propietario, Jorge Vergara, de los mejores jugadores del equipo al extranjero, es lógico que el Saprissa de ahora no es el mismo de antes, y que si al exterior se venden los futbolistas más destacados, por lógica consecuencia la nómina del plantel se debilita.
Repasemos de memoria y disculpas si nos faltó alguno los que partieron.
Keylor Navas, Esteban Alvarado, Gabriel Badilla (regresó después), Bryan Oviedo, Douglas Sequeira (regresó después), Cristian Bolaños, Celso Borges, Randall Azofeifa, Jorge Luis “Pupy” López (regresó después), Michael Barrantes, Alvarado Saborío. Soltaron a Try Bennett, a Andrés Núñez y a Alejandro Alpízar; prestaron a Manfred Russell, Esteban Ramírez y Daniel Colindres y Allan Alemán hasta ahora vuelve.
Si esto no es sangría que “La Machaca” me de otro nombre.
De manera que si Roy Myers habló con la verdad, no es para bajarles el piso a los actuales jugadores del Saprissa.
Lo que afirma “El maravilloso” es una gran verdad y los hombres que hablan con la verdad, más bien deben ser aplaudidos y estimulados en un entorno donde impera la hipocresía, la doble moral y la mentira.
Pude ver al Saprissa el domingo ante Limón y les cuento: hay que ser muy macho para alinear a un muchachito flaco y endeble pero talentoso como Juan Bustos, para que marque a un tanque potente y poderoso como Kurt Bernard. Y Bustos sacó la misión.
En esto está Roy Myers; probando carajillos porque se quedó sin figuras; esto merece aplauso y no crítica.

[email protected]