Logo La República

Miércoles, 21 de agosto de 2019



NOTA DE TANO


NOTA TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Lunes 27 septiembre, 2010



El juego en el Fello Meza me llenó de interrogantes.
El Barrio México se presentó al juego, pero no jugó nada.
En la acera del frente, el Cartaginés cumplió con su mejor partido del campeonato, pero no lo ganó.
Que los discípulos de Johnny Chávez no hayan tenido la capacidad de meter por lo menos un gol y ganar el partido, es un problema doméstico de los brumosos, pero que los líderes sobrados del Grupo Uno hayan hecho una presentación tan pobre y floja, llama a la reflexión.
Es difícil entender cómo un equipo que viene arrasando, ganando con muy bonito fútbol y que entre sus grandes cualidades haya ofrecido sobre diferentes escenarios ganas, entrega y explosividad de juego, ayer no haya aportado absolutamente nada de esto.
Barrio México fue un equipo desconocido y no se puede poner el pésimo estado del terreno de juego como excusa, porque en ese mismo lodazal su rival presentó muy buen partido.
Vale que en el cierre se hizo un poco de justicia, porque si Jorge Barbosa anota en el minuto 49 (cuatro de reposición) y no lo hizo porque el barro paró el balón, el triunfo de los mexicanistas hubiese resultado absolutamente injusto.
Cartaginés se apoderó de las acciones del juego de principio a fin y un 4-0 a su favor hubiese resultado un marcador lógico por lo visto en la ¿cancha?
Siempre me han preocupado mucho las interioridades de estos equipos con un solo dueño; cuando Liberia Mía campeonizó y en la temporada siguiente se cayó, no salieron a la luz pública las consecuencias de ese desplome, pero todos las conocíamos: falta de pago a los jugadores. La crisis reventó meses después con la desaparición del equipo o su cambio de nombre.
No quisiera pensar que en el Barrio México se pueda estar dando lo mismo; hace pocos días se dio una publicación que habló de problemas económicos a lo interno del club de la barriada, desde luego desmentida -como sucedía en Liberia-, por su propietario, quien aclaró que todo está bien.
Pero, si en Barrio México todo está bien, es muy difícil de explicar entonces ese pobre desempeño del equipo en el Fello Meza, donde jugó sin alma, sin cuerpo, sin hilvanar acciones ofensivas, dejando que el rival hiciera y deshiciera del primero al último minuto.
Un Barrio México con un rostro diametralmente opuesto al que presentó, por hablar de su último partido, contra el Deportivo Saprissa.

[email protected]