Logo La República

Miércoles, 21 de agosto de 2019



NOTA DE TANO


NOTA TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Viernes 17 septiembre, 2010



Los técnicos de fútbol deben tener mucho tacto y sabiduría en ciertas circunstancias que se presentan en sus equipos y que se les pueden escapar de control.
En las últimas fechas del campeonato nacional se han presentado dos situaciones específicas que sirven para analizar y reflexionar sobre el comportamiento de los entrenadores, cuando se enfrentan a lo que puede ser un dilema en el entorno de sus respectivas nóminas.
Específicamente nos referimos a cómo maneja Roy Myers la situación con Alonso Solís y cómo lo hace Ronald Mora con el caso de Max Sánchez.
Después de una dolorosa y añeja lesión y un largo periodo de recuperación, Alonso volvió a los entrenamientos y también jugó unos cuantos minutos de relevo, con muy buena participación, pues hasta puso un gol.
Pero resulta que el cuerpo técnico del Saprissa, con razón o sin razón, solo ellos lo saben, decide que el “Mariachi” todavía no está al ciento por ciento para cumplir con las exigencias del equipo y del campeonato; no lo quieren exponer a una nueva lesión y prefieren darle más tiempo y aguantarlo.
Lógicamente que Alonso desea jugar; se quema por jugar y cada vez que lo entrevistan manifiesta que está listo y que el estar en la nómina es asunto del cuerpo técnico.
Roy Myers sabe que tener al “Mariachi” en la banca va a distraer el comportamiento del equipo porque, siendo un mimado de los fanáticos morados, si lo ven ahí sentado van a clamar por su ingreso.
Entonces, para beneficio del equipo y del propio futbolista, Myers no lo convoca hasta que él, considere que está listo.
En Limón la historia es diferente; con razón o sin razón, justa o injustamente, sus fanáticos rechazan la presencia de Max Sánchez en el equipo titular y cuando entra de cambio no lo apoyan.
Ronald Mora, convencido de las bondades de uno de sus futbolistas preferidos, a quien ha dirigido en otros equipos, “desafía” a los seguidores limonenses e insiste con Max prácticamente en todos los partidos. Como Limón no gana, el asunto se complica y en cada nuevo partido, el roce entre técnico, afición y futbolista crece.
Desde luego que el “Macho” es quien manda y jamás debe ceder a las presiones de los aficionados, pero igual, podría aplicar algo del sentido común que exhibe su colega Myers y no promover conflictos que con un poco de tacto resultarían innecesarios.

[email protected]