Logo La República

Viernes, 23 de agosto de 2019



NOTA DE TANO


NOTA TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Jueves 09 septiembre, 2010



Fue fácil notar a larga distancia, que Ronald González perdió la dulzura del carácter al término del partido contra Jamaica.
Desde que asumió como técnico interino de la Selección Mayor, fue la primera ocasión donde se notó al joven entrenador molesto por los cuestionamientos de la prensa, incómodo y a la defensiva.
A pesar de que reconoció algunas de las limitaciones y deficiencias que mostró su equipo, tanto en Panamá como en Kingston, el discurso final del honesto “Carasucia” se pareció más a uno de Medford o de Kenton que a los habituales y comedidos comentarios que suele hacer al final de los partidos.
La gran lección es que ya ese puesto de técnico de la Mayor le estaba causando a Ronald un desgaste mental, emocional y anímico que no conviene y que como bien lo reconoció, lo estaba apartando de su verdadero camino con la olímpica: Londres 2012.
Que Costa Rica haya hecho tan pobre papel ante canaleros y jamaiquinos, en parte es responsabilidad del técnico y en mucho de la poca calidad de nuestros jugadores.
Formo parte de la minoría de periodistas deportivos a los que no nos interesan los resultados finales en los partidos amistosos. Empatar en Panamá y perder en Jamaica es absolutamente intrascendente y por eso, en lo personal, ni me inquietan ni tomo como base para cuestionar la labor de González, ese detalle aritmético de que no se le dieron los resultados porque solo ganó un partido.
Por ese hecho numérico, un sector de la prensa se le fue encima y hasta le cortó la cabeza de un puesto que al “Carasucia” jamás le ha interesado y en el que trabajó voluntariamente.
Lo que preocupa, lo que llama la atención de este par de partidos, es el flojo desempeño de la Selección Nacional en un todo y rescatar, como hecho negativo, el detalle táctico que me impresionó tan desfavorablemente, de ver a un equipo de fútbol abusando del juego para atrás de una manera de verdad frustrante.
Si los jugadores nacionales, cuando salen con la pelota, tienen que devolverse y atrasarla es por dos razones; no tienen capacidad individual para superar escollos y lo peor, no saben jugar acompañados.
Este será uno de los primeros trabajos para Ricardo Lavolpe; resulta decepcionante ver a los nuestros, devolverse o lanzar el balón para atrás, apenas se topan con un rival que los presiona y marca.

[email protected]