Logo La República

Sábado, 23 de marzo de 2019



NOTA DE TANO


NOTA TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Miércoles 30 junio, 2010



A pocos minutos de poder encontrarse con Brasil en octavos de final, situación que no se presentó, porque Chile no tuvo la capacidad de sostener un empate que les hubiese dado a los discípulos de Marcelo Bielsa el primer lugar de su grupo, ahora, en el papel, bendito papel, España tiene en apariencia, el rival de menor peso futbolístico de los que se clasificaron a los cuartos de final del mundial sudafricano. También eso de peso es un decir, dado que el equipaje de Ghana puede que marque menos kilos que el de los guerreros guaraníes.
Lo cierto es que los fanáticos de la “furia roja” saltaban ayer la mar de contentos por el rival que les tocó en la llave, al que consideran de menor rango que Portugal, al que sacaron ayer sin mayores problemas del camino.
Me contaron que los seguidores de la oncena lusitana, le ofrecieron a Cristiano Ronaldo que cambiara de oficio y se pusiera a vender calzoncillos, donde luce mejor.
Una curiosidad bien agradable de la forma en que se acomodaron las ocho selecciones que sobreviven en Sudáfrica, es que las cuatro representaciones suramericanas, la región reina del certamen, no se van a enfrentar entre ellas, lo que aumenta las posibilidades no solo de poder presenciar una final entre Argentina y Brasil, apetecida por el público latino, sino de que también en las semifinales entren a escena los cuatro equipos del Cono Sur, situación histórica e inaudita que perfectamente podría presentarse.
Servida la mesa de los cuartos de final, sobre el mantel el salonero presenta dos entremeses; un par de abrebocas con los duelos entre Uruguay y Ghana, y este de España y Paraguay, luego, para nuestro gusto de comensal, el plato fuerte, Argentina frente a Alemania y como postre, Brasil contra Holanda.
Insistimos en que es España el favorecido con la llave de juegos; Paraguay en las últimas Copas ha hecho mejor papel que Uruguay, pero la historia de los charrúas no la suman los guaraníes; hay más chance de que la “celeste” avance ante la representación africana.
El Alemania-Argentina es de campanillas y si los tulipanes no quieren morir y deciden reverdecer laureles, tendrán que meter el acelerador a su nómina, que ha avanzado a esta instancia, sin la contundencia que muestra el Brasil de Dunga.

[email protected]