Logo La República

Jueves, 21 de marzo de 2019



NOTA DE TANO


NOTA TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Jueves 10 junio, 2010



El reportaje que publicó Diario Extra el pasado jueves 27 de mayo, titulado “Danza de millones desangra a la Fedefútbol” y que empezamos a comentar ayer, desde luego que da pie a que la prensa deportiva en su totalidad, se meta de cabeza en la “casa de los sustos” a abrir gavetas e investigar.
Si el periodista Pedro Retana nos informa que supuestamente hay ¢124 millones perdidos en el limbo, esta noticia es de mayor trascendencia que el reciente matrimonio de Armando Alonso, sin embargo, nosotros, los periodistas deportivos, le damos mayor relevancia y cobertura a la boda, que al viejo despilfarro en la tesorería de la Federación, cuya ausencia de controles fue señalada en esta Nota 99 veces desde la era de don Hermes.
Haciendo la salvedad de que no he tenido a la vista el informe de Auditoría, repasen qué grave, uno de los puntos que señala la auditoría del despacho Carvajal y Colegiados: “los auditores encontraron que una de las mayores compras realizadas por la Federación por concepto de mobiliario durante 2009 asciende a los ¢103.439.627 y fue hecha a la empresa Paneltech S.A.
Lo raro es que no existen facturas formales y legales que respalden esa transacción. Tampoco existe documentación que respalde una deuda de ¢45 millones que tiene la Federación con la empresa Grupo Económico Tropical”.
El auditoraje también destapó que existen cuentas por cobrar que superan los ¢10 millones y que corresponden a liquidaciones de viáticos por viajes al extranjero que no han sido reintegradas.
“El desorden es tal en la Federación que a marzo pasado, el federativo jefe de la delegación al Mundial Egipto 2009, no había presentado la liquidación correspondiente, que asciende a ¢77.427.609”.
Esta información del colega Retana Cuendis, debería ser un manjar para la prensa deportiva costarricense; responsables o no de este supuesto caos, los federativos se las verían de a “pelitos” y se les revolvería el estómago, si los periodistas se metieran a seguir la investigación y ampliar las denuncias del colega.
Lamentablemente, esto no existe en el periodismo costarricense y por eso, al gerente de la Federación, le bastaron tres renglones desde Eslovaquia para responder sobre el tema, seguro que está que este asunto murió el mismo día en que fue publicado.
¡Me gusta Costa Rica muuuucho”, decía la gringa en La Patada!

[email protected]