Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 31 Mayo, 2010


Si en el Campeonato Mundial de Fútbol que se inicia en Sudáfrica el 11 de junio con los partidos por el Grupo A, Sudáfrica contra México, juego inaugural y Uruguay ante Francia, los ocho equipos cabezas de serie logran clasificarse de primeros en su respectivos grupos y sobreviven a los octavos de final, se pueden presentar cuatro enfrentamientos en los cuartos de final, tres de ellos finales anticipadas y el otro, no tanto.
Sigamos la pista.
Sudáfrica como país anfitrión es cabeza de serie del Grupo A; dirigidos por el brasileño Carlos Alberto Parreira, quien romperá el récord que comparte con Bora Milutinovic de haber entrenado cuatro selecciones diferentes en Copas del Mundo (Sudáfrica será la quinta), y con su tripleta estelar de figuras que componen el número 10, Steven Pienaar; el capitán Aaron Mokoena, quien juega en el Porthsmouth inglés y el compañero de Bryan Ruiz en el Twente de Holanda, Bernard Parker, el anfitrión buscará ganar su grupo para evitar a la Argentina en la siguiente ronda.
Los Bafana Bafana, de ser líderes, toparían con Nigeria, Corea del Sur o Grecia en octavos de final, ninguna potencia del mundo, lo que los catapultaría a enfrentar seguramente a Inglaterra en los cuartos de final.
Se supone que hasta ahí llegaría el recorrido de los anfitriones en “su Copa del Mundo”.
¿Por qué Inglaterra?
Porque la organización le otorga al ganador de la serie entre el uno del A (digamos Sudáfrica), contra el dos del B (digamos Grecia), el número (1) para los cuartos de final y le toca jugar contra el número (3), que de darse lo que apuntamos al inicio de esta Nota, sería Inglaterra.
En octavos de final, el uno del Grupo C, (Inglaterra) enfrentaría al segundo del grupo D, (Australia, Serbia o Ghana). Se supone que los discípulos de Fabio Capello, encabezados por Steven Gerrard, Frank Lampard, Whayne Rooney y John Terry, darán cuenta de cualquiera de estas tres selecciones, lo que ubica a los campeones mundiales de 1966 en cuartos contra Sudáfrica. En el papel, a Inglaterra le tocaría en esta instancia, el rival más fácil y desde luego que esta no sería una final anticipada.
Quienes sí pueden protagonizarla en un duelo eléctrico de cuartos de final, serían Holanda contra Brasil; la naranja mecánica frente a la representación mimada del planeta.
Les seguimos las huellas mañana.

[email protected]