Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 29 Mayo, 2010


Nueva York- Estamos en la ciudad de los rascacielos, la que nunca duerme, centro del mundo, la que visitamos últimamente con un grupo de compañeros de colegio, Bachilleres Angeles 1960, que nos juntamos para venir a presenciar la serie entre los Yanquis y mi equipo, Indios de Cleveland.
Se nos ha hecho una bonita costumbre para compartir, repasar recuerdos y disfrutar sanamente de un espectáculo deportivo que a todos nos apasiona. Esta vez me acompañan Fabio Pérez Merino, el arquitecto Fernando Aronne Castro y se nos “coló” mi hermano Osvaldo, quien es mucho menor que nosotros, pero también es egresado de Los Angeles.
Llegamos el jueves a Nueva York y ayer por la noche fuimos al majestuoso estadio de los Bombarderos del Bronx a presenciar el primer partido de la Serie. Repetiremos el viaje al coliseo, sábado, domingo y lunes para completar la serie de cuatro juegos.
El tema de fondo entre los viajeros es repetitivo; Tano es enemigo de los Yanquis, los aborrece, pero como son tan buenos, poderosos, casi siempre ganan y son los actuales campeones del mundo, la excusa para bajarles el ánimo a los yanquistas, es “joderlos”, con que todo lo compran.
Cuando la ven fea, los dueños del equipo abren la billetera y así ficharon a Rodríguez, Texeira, Sabathia, Burnett, Swisher, Granderson, al mejor estilo del Barcelona y Real Madrid.
¡Así quién no gana!, les decimos.
Los yanquistas se defienden y se aferran a los beisbolistas que sí salieron de su semillero, casos de Posada, Jeter, Cano, Garner, Johnson, Pettitte y desde luego el mítico Mariano Rivera. Esta temporada surgieron dos más: Cervetti y el cubano Miranda.
Desde luego que llevo las de perder; los Indios son un club de clase media, imposibilitado económicamente de retener a sus mejores figuras, a las que se ve obligado a vender a la hora de la renovación. El año pasado se fueron Lee, Blake, Martínez, Gutiérrez, Pavano; antes Sabathia y lógicamente que este año están en la calle, van de últimos, no le ganan a nadie, pero con gusto viajo y pago para verlos… perder.
¡Masoquistas habemus!
¿Cómo quedaron anoche?
Recordemos que los Yanquis no están tranquilos ante la soberbia temporada de los Rays y que además, ahí está Boston.

[email protected]