Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 24 Mayo, 2010


El mundo futbolero lo tenía bien claro. Después de eliminar de la Champions al mejor equipo del mundo, el Internazionale se convirtió en el claro y máximo favorito para ganarla. Con todo el respeto para el historial del Bayern Munich, otro grande de Europa, sus actuales credencialesnno le alcanzaban para superar a un equipo que tácticamente, incluso,
puede que sea mejor que el catalán. Técnicamente el Barcelona es una maravilla; tácticamente el Interes una belleza; los españoles cuentan con un argentino que los hace enormes: Messí y los “italianos”, con un portugués que los hizo grandes: Mourinho. En esta misma eliminatoria, mientras las “Naciones Unidas interistas”
saltaba a lo grande los obstáculos de cada fase, el equipo de Louis Van Gaal, con cara de venir de un funeral, como lo apuntan los periodistas europeos, casi se queda en el camino ante la modesta Fiorentina, a quien los árbitros sacaron de la ruta cuando tenía a los bávaros eliminados. Además, sin Frank Ribery, el campeón alemán perdía la mitad de su batería generadora de fútbol, lo que recargaba el juego en su otra “joyita”, Robben. Y es que la forma de pararse del Inter es espectacular y ha sido el mayor éxito táctico de Mourinho; conforme avanzaba el campeonato italiano y dibujando alineaciones y formaciones donde daban vuelta nombres de famosos en diferentes zonas del equipo, casos de Córdoba, Burdisso, Stankovic, Materazzi, el joven Santon que se lesionó, Motta, Pandev, Muntari y otros, logró armar y construir una retaguardia inexpugnable, con un porterazo, Julio César, dos centrales seguros y expeditos: Lucio y Samuel, un lateral derecho de lujo, Maicon; en el carril izquierdo se alternaron varias  guras, aunque al nal fue Chivu el estelar; una cintura que presiona, marca y as xia pero que sabe pasar adelante y generar contraataques, liderada por el tractor Zanetti, su “cuate” Cambiasso, los dos ignorados por el “talento” de Maradona, quien con su sola presencia en el banco argentino lo convirtió “ipso facto” en la selección mas repudiaba del planeta (vaya logro). Sneijder fantástico; Stankovic, Motta o Pandev muy tácticos; un Samuel Eto’o que es un jugador totay completamente distinto al del Barcelona. Mourinho lo hizo un todo  terreno que marca, corre, construyo y anota y además, Milito. ¡Sí, Milito! Orden defensivo, marca, recuperaciónde pelota y feroz contraataque,bastaron para liquidar a Barcelona y Bayern.
Inter, monarca.

[email protected]