Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 18 Mayo, 2010


Mariano Rivera no es un robot; no es un personaje de computadora.
Mariano Rivera es un ser humano; como Tiger Woods, como la princesa Diana, como Benedicto XVI y como Paté Centeno.
Los fanáticos de los Yanquis de Nueva York idolatran al cerrador panameño, ya cuarentón, que los ha salvado de decenas de situaciones apremiantes, repletas de adrenalina y al filo de la navaja, en ese noveno “inning” donde hay que sacar los tres outs porque está en ocasiones en juego la Serie Mundial.
Y el canalero, con récords impresionantes de efectividad, los ha complacido en un 98% de sus trabajos y ha regalado con su exquisito control y temperamento de refrigeradora, juegos, series y coronas.
Sin embargo, como el cerrador panameño no es robot, el domingo pasado volvió a ser noticia, cuando el jardinero de los Mellizos de Minnesota, Jason Kubel, le conectó un grand slam y llevó a los Gemelos a un triunfo por 6-3 sobre los Mulos de Manhattan.
Kubel se voló la cerca en el octavo episodio para vaciar la casa ante los servicios de Rivera cuando este intentaba sacar el último out de la entrada, y los Mellizos detuvieron una racha de nueve derrotas seguidas ante los discípulos de Joe Girardi.
Rivera reemplazó al relevo Joba Chamberlain con las bases llenas y la pizarra 3-1, dio base por bolas al bateador designado Jim Thome y enseguida Kubel le pegó a la cuenta de 1-0 por el jardín derecho.
El panameño enfrentó a Thome, uno de los grandes jonroneros de todos los tiempos, inicialista en los años dorados de los Indios de Cleveland. Jim es de esos que, o la saca o se poncha, Mariano lo trabajó en las esquinas pero le dio el boleto.
Repasen la grandeza de Rivera, que esta fue apenas la cuarta base por bolas que dio con la casa llena en toda su carrera y la primera desde que se la regaló a Keith Ginter, de los Atléticos de Oakland, el 6 de mayo de 2005.
También, el bombazo de Kubel, es el primer vuelacercas con la casa llena que permite Rivera, desde que Bill Selby le pegó uno bateando para los Indios el 14 de julio de 2002.
El palo de Kubel, también impidió que Mariano consiguiera su rescate número 51 consecutivo en su campo. Además, el panameño no había permitido una carrera en 11 episodios este año.
Como vemos, por un instante, el robot se convirtió en ser humano y pagó las consecuencias.

[email protected]